Una calle con incógnita, en Villaverde

Carmen M. Bordiu

CARLOS RODRÍGUEZ EGUÍA

En Villaverde Alto, paralela a Domingo Párraga, entre Villastar y Gilena, se encuentra la pequeña calle Carmen Bordiú, citada también en el artículo No se modificará aún el callejero de Villaverde, publicado en este periódico (número 237, febrero de 2016, página 9). El artículo 15 de la Ley de Memoria Histórica (2007) insta a las Administraciones públicas a retirar “escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”. En el caso de Carmen Martínez-Bordiú, si es que la calle Carmen Bordiú se refiere a ella, su relación con el régimen franquista es el parentesco con el dictador Francisco Franco. Es la nieta mayor,  la “nietísima”, personaje conocido en medios de comunicación por su agitada vida sentimental, que airea en platós de televisión y en revistas.

Nacida en 1951 en El Pardo, hija primogénita del marqués de Villaverde y de Carmen Franco, se casa en 1972 con Alfonso de Borbón y Dampierre (1936-1989), duque de Cádiz, con el que tiene dos hijos: Francisco de Asís (1972), fallecido en accidente de automóvil en 1984, y Luis Alfonso (1974). Se separa del marido en 1979. Divorciados en 1982, obtienen la nulidad eclesiástica del matrimonio. Alfonso rehace su vida sentimental, durante casi nueve años, con la actriz argentina Mirta Miller. Después de su separación en 1979, Carmen conoce en Italia al anticuario Jean Marie Rossi, 22 años mayor que ella. Vive con él en París, se casan en 1984 y se separan en 1995. Del matrimonio nace una hija: Cynthia. Luego Carmen mantiene una relación de 10 años con el arquitecto italiano Roberto Federici.

Se casa por tercera vez, en 2006, con el empresario santanderino José Campos García, 13 años menor que ella. Después de siete años de matrimonio, dice a José que hay una tercera persona en su vida y le pide que se marche con sus dos perros de su casa de Santander. José se une luego a una profesora, con la que tiene una hija. La tercera persona en la vida de Carmen es Luis Miguel Rodríguez El Chatarrero, propietario de Desguaces La Torre.

Según declara en televisión la “nietísima”, Luis Miguel es el amor de su vida, la única persona de la que se ha enamorado y por la que ha sentido celos. Lo que parecía la horma de su zapato resultó ser mucha horma para tan poco zapato, porque El Chatarrero continuaba sus amoríos con otras mujeres, a pesar de estar casado con María Asunción, de la que se separa. Cansada de infidelidades, Carmen quiere terminar la relación en 2014, pero continúa hasta que en 2017 El Chatarrero no renueva el contrato de 6.000 euros de alquiler de un piso en la calle Velázquez, que compartía con ella, cuando él quería. Carmen se traslada a otro piso de 300 m2, en el distrito de Salamanca, que alquila por 4.500 euros al mes. Lo comparte con su nuevo novio, el australiano Timothy McKeague, 34 años menor que ella. Otro hombre en la vida de Carmen fue Jaime Rivera, cuando ella tenía 16 años. Con Fernando de Baviera, casado, escapa a Francia y es devuelta a España por sus padres para casarla con el duque de Cádiz.

La rocambolesca historia de la “nietísima” parece más ficción que realidad y confirma la declaración en televisión: “soy una persona muy sexual”. Junto a sus hermanos Francisco, conocido como Francis, José Cristóbal y Jaime, y a sus hermanas Arancha, Mariola y Merry, es heredera de los bienes que, al morir el 29 de diciembre de 2017 deja su madre Carmen Franco, estimados en unos 500 millones de euros.

Deja un comentario