Solo el pueblo salva al pueblo

Comunicado de la Red de Recursos Vecinales de Villaverde Alto

La pandemia del COVID-19 no solo ha creado una emergencia sanitaria, también una social. Ha agravado una situación que ya era crítica debido al abandono de los barrios periféricos y a las desigualdades sociales existentes en la sociedad, especialmente en distritos como Villaverde, donde se encuentra una de las tasas de pobreza y vulnerabilidad más altas de la ciudad.

En consecuencia, distintos colectivos sociales y vecinales, junto a muchas personas que se han adherido a nivel personal, hemos creado la Red de Apoyo Vecinal de Villaverde Alto y Ciudad de los Ángeles para intentar buscar soluciones a las necesidades básicas de muchas familias que, por la situación de confinamiento, no pueden salir o que, en la inmensa mayoría de los casos, han visto mermados o suprimidos totalmente sus ingresos ante la ausencia y la inoperancia del Ayuntamiento de Madrid y, en concreto, de la Junta Municipal de Villaverde.

Hemos conseguido en las últimas semanas poner en marcha distintas actividades a través de diferentes huchas formadas por las donaciones de las vecinas y vecinos.

En primer lugar, una hucha especial, que ha atendido en la compra de medicamentos y termómetros en colaboración con dos farmacias de Villaverde Alto.

En segundo lugar, dos huchas, una en Ciudad de los Ángeles y otra en Villaverde Alto que, junto con la frutería y la pescadería de la calle Oxígeno, nos ha servido para dar alimentos y otras cosas básicas como bombonas de butano un importante número de familias del barrio, la mayoría de ellas con menores en su seno e, incluso, con bebes menores de 2 años, teniendo 5 días el atendido más joven.

Otras asociaciones como Raíces de Ecuador también han dado su apoyo a la Red con una donación pan y 300 kilos de caballa.

A raíz de ver la acuciante necesidad de alimentos de la población, contactamos con el chef José Andrés y su ONG World Central Kitchen, a través de los cuales hemos dado comida a más de 420 personas mientras seguimos viendo como el número de demandas aumenta.

Sin embargo, lo que empezó como una iniciativa solidaria de barrio nos está desbordando. La situación de pobreza y exclusión social en Villaverde con la crisis del coronavirus se ha disparado. Muchas familias que se sostenían con sueldos de empleos de cuidados, limpieza o venta ambulante ven ahora sus ingresos reducidos a cero.

La mayoría de estas familias intentan ponerse en contacto con Servicios Sociales mediante el número cotidiano de Villaverde o mediante el 010 y se encuentran con que o no hay respuesta o, en caso de que la haya, tarda en llegar una ayuda real. Incluso, se han llegado a dar derivaciones desde la propia administración a nuestros teléfonos de la Red, lo cual entendemos que se hace desde la buena intención, puesto que las propias trabajadoras se dan cuenta de la necesidad existente.

Por las razones ya expuestas, pedimos al Ayuntamiento de Madrid y a la Junta Municipal del distrito de Villaverde que destinen una mayor cantidad de capital y recursos humanos a la emergencia social que tan claramente se está demandando en el barrio. Que asuman sus responsabilidades y puedan colaborar y apoyar el trabajo que se está realizando desde de las redes vecinales que no es otro que el que debería realizar la misma administración local.

Por último, reclamamos que se abra el edificio Mares, puesto que fue construido con dinero de la ciudadanía, está situado en un lugar estratégico y provisto de cámaras frigoríficas y almaceneros que podrían y deberían estar al servicio de quién lo necesite.

En tiempos de crisis la ciudadanía solidaria es el único colchón que permite evitar el abismo social y, a su vez, la que pone al descubierto las insuficientes o inexistentes políticas sociales de las administraciones públicas en estos tiempos.

Red de Recursos Vecinales Villaverde Alto

Deja un comentario