Sanidad pública cien por cien, universal y de calidad

La crisis derivada de la COVID-19 ha puesto de manifiesto las carencias de la sanidad pública madrileña, asediada y castigada por una serie de recortes paulatinos y constantes durante los últimos años.

La falta de recursos o la derivación de los mismos hacia la sanidad de titularidad privada ha provocado deficiencias significativas en la atención durante la pandemia debido principalmente al desborde de los hospitales y centros de Atención Primaria.

Estos “ajustes” en forma de recortes hacia nuestra sanidad y sus profesionales forman parte de las decisiones políticas impulsadas en las últimas legislaturas por el Gobierno de la Comunidad de Madrid liderado por el Partido Popular, y tienen especial impacto en un distrito como el de Villaverde, que no solo está afectado por dichos recortes, sino por la falta de recursos en algunos de nuestros barrios.  

La situación en la Atención Primaria en nuestros centros de salud se ha degradado de forma notoria durante la última década, empeorando la calidad del servicio para nuestros vecinos  y vecinas, generando tiempos de espera excesivos y situaciones poco agradables para el personal sanitario. 

En nuestro distrito además, la falta de centros de salud en algunos barrios como en Butarque, que se lleva exigiendo años, saturan el resto: por la proximidad lo asume el Centro de Salud de Los Rosales. La población aumenta y los equipamientos y personal sanitario disminuyen. No cuadran las cuentas. 

El aumento de las listas de espera es inasumible. No podemos esperar seis meses o más, en la mayoría de las ocasiones, para la realización de cualquier prueba diagnóstica, radiografía, ecografía, etc.

Además, se dan casos en los que dichas pruebas son derivadas hacia clínicas privadas. Si añadimos el intento por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de imponer recortes horarios en Atención Primaria, seguimos sumando ineficacia y mala atención. 

Este compendio de dificultades y carencias se hacen extensibles al hospital de referencia de Villaverde, el 12 de Octubre, el cual también ha sido objeto de recortes tanto de personal como de recursos, dificultando las labores de atención de sus trabajadores y trabajadoras,  

La inversión de Sanidad Pública no solo es necesaria, es muy urgente.

Hay que dotar a los centros de Atención Primaria de personal sanitario suficiente y de recursos materiales (equipos de protección) para poder dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos. No solo hay COVID, hay otras muchas patologías que no se están atendiendo y en algunos casos los retrasos pueden tener graves consecuencias.

Los ciudadanos hemos sido responsables y hemos entendido las prioridades que ha provocado el coronavirus y hemos procurado no acudir a los centros de salud porque además su personal había sido derivado a otros centros. 

Otro tema que preocupa a las asociaciones vecinales del distrito de Villaverde, y que es consecuencia directa de la crisis por la que estamos pasando, son todos los problemas de índole social que están surgiendo y que continuarán cuando finalice el estado de alarma y la desescalada.

Buena parte del tejido vecinal del Distrito está volcado en la organización de redes de apoyo vecinal. Estas redes funcionan como espacios de solidaridad entre la vecindad de Villaverde que, a través de un voluntariado activo adherido en muchos casos a las asociaciones vecinales, sostienen a centenares de familias golpeadas por la crisis en nuestros barrios.

Una función que suple las carencias, en algunos casos, de unos servicios sociales desbordados por la demanda y que también pasan por una situación de falta de recursos por parte de la Administración, en este caso municipal y dependiente de la Junta de Distrito dirigida por Ciudadanos.  

La situación de recortes, degradación y privatización de la sanidad pública madrileña, así como de otros ejes como los servicios sociales, es un problema que nos afecta a todos y todas.  

Poniendo en valor y agradeciéndoles de manera muy, muy especial a los trabajadores y trabajadoras sanitarios la función y la labor tanto profesional como humana que han realizado durante estos dos meses y siguen realizando, cuentan con todo nuestro apoyo y nuestros aplausos; exigimos para la sanidad pública más recursos, mejores condiciones laborales, contrataciones, dotación de EPIs para el personal y mejorar los servicios sociales que son necesarios pero que empezarán a ser imprescindibles cuando los voluntarios y voluntarias tengan que volver a la “normalidad”. 

A.V. LA UNIDAD DE SAN CRISTÓBAL / A.V. LA UNIDAD DE VILLAVERDE ESTE / AVIB / A.V. LA INCOLORA / RED VECINAL VILLAVERDE ALTO 

Deja un comentario