Raquel González, pintora de Villaverde Bajo, inaugurará exposición en Santa Petronila

Raquel González pintora

ROBERTO BLANCO TOMÁS

Raquel González Bazaga es vecina de Villaverde Bajo “de siempre”. Hace cinco años que una enfermedad la retiró de su trabajo, situación que ha aprovechado para dedicarse a lo que más le gusta. Pinta desde pequeña, pero estos cinco años la han convertido en pintora.

¿Cómo te entró el “gusanillo” por la pintura?

Yo creo que el “gusanillo”, quien lo tiene, lo tiene siempre. O como también se suele decir: de niños todos pintamos, y luego hay gente que sigue y gente que no… Claro, lo que pasa es que, aunque tengas ese “gusanillo”, están las circunstancias de la vida: tienes que trabajar y ganar dinero. Así que ahora que he tenido oportunidad, obviamente mal por la enfermedad, pero contenta porque puedo ponerme a tope con la pintura. De hecho la pintura es una necesidad para mí.

«Para mí la pintura es una necesidad»

¿Cómo es una jornada tuya de trabajo pictórico?

Bueno, en cuanto soluciono un poquillo la casa, descanso o lo que sea, mi obsesión es ponerme enseguida con lo que esté trabajando… Y siempre hay alguien, una cara o algo que te llama la atención y lo tienes que hacer… Alguna vez he ido por la calle, he visto a alguien así y le he dicho: “oye, ¿te puedo hacer una foto para hacerte un retrato?”. Luego a lo mejor se lo he regalado, porque para mí era una forma de practicar… La pintura es siempre aprendizaje: haces una cosa ahora y estás satisfecha con ella, pero a la semana siguiente lo ves y dices: “Dios mío”. Por eso me apunté antes del verano al Círculo de Bellas Artes, pues este año lo quiero dedicar a perfeccionar mi técnica. Allí hablas con compañeros, estás con las o los modelos, y aprendes mucho más.

Lo tuyo es el retrato…

Sí, es una obsesión… Es también como si fuera un juego: conseguir captar a una persona. Hay gente que hace retratos exactos, pero no ves a la persona. Es como una chispa: a lo mejor te sale el retrato fatal, pero consigues sacar la chispa de esa persona… Es muy emocionante para mí, así que no paro de hacer retratos [risas].

¿Has tocado algún otro género?

Sí, a mí en pintura me interesa todo, así que he practicado con todo, pero mi fuerte es el retrato. En cuanto a técnicas, lo que más me llama la atención hoy por hoy es el óleo, pero he estado practicando con carboncillo, ahora estoy también con sanguina, que me gusta mucho… y, en fin, todo me gusta: si veo un cuadro que me gusta tengo que coger esa técnica y ver si la consigo hacer… La pintura es así: hay gente que tiene 80 años, lleva 40 en el Círculo y están obsesionados con aprender. Esto no tiene fin.

Luego, como tampoco me gusta estar encerrada en casa y este año me he encontrado un poquito mejor, me fui a La Trueca… Las chicas de La Trueca hacen una labor por el barrio que hay que difundir…

Pintura de Raquel González

Allí has dado clases, ¿verdad?

Sí, daba un día a la semana cuando estaban en su anterior local… Y ellas son las primeras que me han animado a exponer. Imagínate, yo tengo en mi casa, debajo de la cama, encima del armario… miles de cuadros. Y me dijeron: “¿por qué no haces una exposición?”. Me daba una vergüenza horrible, pero me animaron, la hice y me gustó la experiencia, porque luego resulta que le gusta a la gente, y eso te hace ilusión, te llena en tu vida… Puse en venta muchos cuadros muy baratos, porque quiero dar la posibilidad de que la gente normal, a la que no le sobra el dinero, también pueda adquirir algo pintado por alguien, que el arte no sea solo para las élites.

Y también has hecho pintura en la calle.

Sí, ya tengo algunas “tablas” gracias a un grupo que se llama El Retratista Nómada, que se junta cada domingo en un sitio de Madrid. Ya hace mucho que no voy, porque no quiero cansarme para ir al Círculo, pero mola mucho: se juntan como veinte retratistas de todas las edades, se pone una silla y cada quince minutos va pasando una persona. Así te sueltas un montón, ya que da tensión: tienes quince minutos y la gente está ahí. Después me propusieron las chicas de La Trueca ir a Villaverde Alto a hacer caricaturas a los niños y allí fui. También he estado dos veces en el Huerto del Cruce, y me ha hecho también mucha ilusión, porque había niños que no han ido nunca a la Plaza Mayor y no han visto a los caricaturistas, y yo pude hacerles la caricatura y dársela gratis. Y participé en lo de los grafitis en la calle Campos Ibáñez, que es la calle de mi madre. Le dije: “te voy a poner un grafiti delante de tu ventana”. Escogí a Frida Kahlo, que es un símbolo de luchadora, y lo conseguí: ahora mi madre, cuando por ejemplo está limpiando el polvo, mira por la ventana y ve a Frida [risas]. El año pasado fue muy bonito en ese sentido. Éste quiero dedicarlo a aprender más, y al año siguiente volveré a hacer cuadros para comprobar la diferencia.

En breve vas a inaugurar exposición en el Distrito…

Sí, se inaugura el 16 de noviembre y estará hasta el día 30, en el Centro Sociocultural Santa Petronila. Se llama Evolución Social, y presenta retratos en blanco y negro de los años sesenta aproximadamente, en contraste con otros actuales y también algunos desnudos. La reflexión que sugiero con esta exposición es que, aunque ha cambiado la ropa y la apariencia, los sentimientos siguen siendo los mismos. Tanto para bien como para mal, porque el odio existe desde siempre, eso no lo hemos cambiado… Las guerras existen, pero también los sentimientos positivos, de amor, de amistad… Entonces, da igual lo que te pongas: tú y yo somos iguales en cualquier sitio.

¿Cómo es tu relación con el barrio? ¿Piensas que te ha influido como artista?

Bueno, mi relación es total [risas]. Es que yo he nacido aquí, 42 años llevo en este barrio… De jovencita salía por aquí: era una época en la que había muchos bares, muy chulos, y me lo he pasado muy bien. Y ahora sigo aquí, paseo por aquí y continúo disfrutándolo.

En cuanto a la influencia… hombre, un barrio como éste siempre te aporta más que otro tipo de barrios: estás más en lo que es la vida, ves la realidad… Es lo que es: los chavales del parque, la señora que va a la compra… Las cifras que se ven en las noticias están aquí.

¿Quieres enviar algún mensaje a nuestros lectores?

Que la gente tiene que luchar… Da igual la situación en la que estés: hay que superarse en cualquier circunstancia de la vida; tengas lo que tengas, te pase lo que te pase, hay que ser positivos y mirar hacia adelante… Ah, y que vengan a la exposición y la disfruten…

Deja un comentario