Plaza de Santa Ana

↑ La plaza de Santa Ana en mayo de 2013. El Fosilmaníaco
↑ La plaza de Santa Ana en mayo de 2013. El Fosilmaníaco

La plaza de Santa Ana está muy cerca de la Plaza Mayor y de la Puerta del Sol, y seguirá siendo siempre el corazón del barrio de las Letras. Fue originalmente la sede del convento de Santa Ana, fundado en 1586, pero demolido durante el reinado de José I Bonaparte (hermano de Napoleón), en 1810. En el terreno que ocupaba el convento se creó esta plaza alrededor de 1848.

Desde el siglo XVI, el lugar ha sido frecuentado por los artistas más relevantes de cada década: Calderón de la Barca, Lope de Vega y Cervantes, entre otros. El recuerdo de esos tiempos ha quedado latente en las dos estatuas de la plaza. La primera de ellas es el monumento en mármol y bronce dedicado al dramaturgo del Siglo de Oro Pedro Calderón de la Barca, obra de Joan Figueras Vila concluida el 3 de diciembre de 1879 e inaugurada oficialmente en enero de 1880. La estatua, cedida por Adelardo López de Ayala, muestra a Calderón “sedente y arrogante sobre un pilar apuntado con volutas dóricas”. También decora la plaza una pequeña estatua del poeta granadino Federico García Lorca, obra de Julio López Hernández, que se instaló ante el Teatro Español (1996).

PLAZA SANTA ANA

Las dos figuras miran hacia la fachada del Teatro Español, cuyos orígenes se remontan a 1583, aunque fue reconstruido en 1807 debido a un incendio. Los escritores más importantes de España han visto representadas sus obras en el escenario de este teatro.

Hacia el oeste de la plaza está el Hotel Reina Victoria. Este hotel de lujo fue construido en 1916, inaugurado en 1923 bajo el nombre de la mujer del rey Alfonso XIII. Las grandes ventanas de sus habitaciones tienen espectaculares vistas de la plaza. Por cierto, se le conocía como el “hotel de los toreros”, ya que éstos se solían alojar aquí cuando venían a torear a Madrid. De hecho, se dice que Manolete siempre utilizaba la misma habitación.

También, rodeando la plaza se conservan muy diversos establecimientos de hostelería, algunos de ellos de antigua tradición, que sobreviviendo a las distintas remodelaciones urbanas cubren con sus terrazas la mayor parte de su superficie. 

La Cervecería Alemana, construida en 1904, todavía sirve cerveza en jarras, frecuentada a lo largo de su historia por toreros como Luis Miguel Dominguín o artistas y literatos como Ernest Hemingway, que se tomaba aquí sus cañas de cerveza durante sus estancias en Madrid. O la cafetería La Suiza, fundada en 1879 y famosa por su leche merengada. Otro singular establecimiento de la década de 1930 es el antiguo tablao flamenco Villa Rosa, que conserva una bonita decoración de azulejos andaluces y arcos de herradura en su interior y exterior.

En 2001 se renovó la estructura del aparcamiento y sus accesos, lo que supuso la pérdida de casi todos los jardines que quedaban, dejando un colosal pasillo central que ocupa la plaza en su práctica totalidad.

NARCISO CASAS

 https://www.facebook.com/narciso.casas

https://www.bubok.es/autores/narcisocasas

https://es.linkedin.com/in/narciso-casas-6b592a48

Deja un comentario