El pleno del Ayuntamiento aprueba la paralización de las obras de la planta logística de Villaverde

Satisfacción en las asociaciones vecinales de Usera y Villaverde y en la FRAVM por las últimas novedades sobre el Parque Logístico Madrid M-40 (PALM-40). A primera hora de esta tarde, todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Madrid han votado en el pleno a favor de una proposición del PSOE que insta al Área de Desarrollo Urbano Sostenible a “proceder a la paralización inmediata, con carácter temporal, de las obras en marcha en tanto no se aclaren todas las circunstancias relacionadas con este proyecto, en lo relativo al cumplimiento de la Normativa del Plan General y la legislación sectorial de referencia”.

La edil Mercedes González ha sido la encargada de defender una propuesta que también incluye la formulación, previa a la concesión de la licencia de obras para la edificación de las naves de la planta logística, de un Plan Especial de Control Urbanístico Ambiental de Usos” que “habilite a desarrollar las medidas necesarias para minimizar los impactos y afecciones medioambientales a los vecinos del entorno”. El texto aprobado concluye con la “convocatoria urgente de una Mesa de Diálogo con los representantes vecinales, con el fin de aclarar todas las circunstancias relativas a estas obras, y establecer, de forma consensuada, las medidas necesarias para minimizar las graves afecciones generadas a los ámbitos residenciales”.

La proposición municipal ha salido adelante apenas 16 horas después de que más de un millar de personas se manifestara en Villaverde para exigir, precisamente, soluciones a los problemas de movilidad y contaminación atmosférica y acústica que sin duda generará la actividad de PALM-40. “Tras el éxito de la marcha de ayer y la resolución del pleno de hoy, ahora esperamos que Desarrollo Urbano Sostenible proceda cuanto antes a paralizar las obras y a elaborar el plan de usos aprobado”, ha indicado Vicente Pérez Quintana, responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM y persona que ha acompañado en todo momento a las asociaciones vecinales de Usera y Villaverde en esta batalla. El próximo 4 de abril, como tarde, lo sabrán. Ese día, Pérez Quintana y una delegación vecinal de los distritos afectados por la planta logística mantendrán una reunión con su delegado, José Manuel Calvo.

Sin duda, esperan que sea más positiva que la que celebraron hace seis días. En ella, Calvo les avanzó que su área trabaja en estos momentos en la redacción de un plan de movilidad para la nueva infraestructura que insiste en situar sus entradas y salidas de vehículos en la calle Eduardo Barreiros, una vía que a diario cuenta con un tráfico intenso. Frente a esta propuesta, los colectivos vecinales demandan un acceso directo a la M-40 o la reubicación de la infraestructura en un lugar con un volumen menor de viviendas. Los terrenos en los que se levantará el Parque Logístico Madrid M-40, de más de 90.000 m², se hallan rodeados de pisos y se calcula que sus movimientos afectarán de manera directa a unas 30.000 personas residentes.

Exitosa marcha de protesta

Si el pasado 11 de marzo fueron 300 las personas que se manifestaron ante la parcela que va a acoger PALM-40 para exigir medidas que corrijan sus molestias, ayer por la tarde fueron más de un millar las que se lo hicieron por las calles de Villaverde con el mismo motivo. Convocadas por las asociaciones vecinales de este distrito y de Usera, con el apoyo de la FRAVM, las y los manifestantes realizaron el trayecto que previsiblemente seguirán los camiones de gran tonelaje para acceder al centro logístico.

“¡No a la plataforma, no de esta forma! Queremos ser igual que Madrid Central”. Este lema, que resume la posición de las entidades vecinales, se repitió una y otra vez ayer en un cortejo que salió a las 19:00 de la estación de Metro Villaverde-El Cruce para enfilar, a continuación, la calle Alcocer, la estación de Cercanías de Puente Alcocer y la calle Eduardo Barreiros. La protesta, en la que fueron visibles representantes de todas las asociaciones vecinales de los dos distritos citados, finalizó ante el número 104 de esa vía, frente a la parcela en la que la empresa Pavasal construye en estos momentos la polémica planta de distribución de última milla. Durante el recorrido, trabajadores de la factoría Peugeot salieron al encuentro de los manifestantes para expresar su solidaridad. También se hizo notar un grupo de jóvenes de las nuevas promociones del Parque de Ingenieros, que aprovecharon la manifestación para recordar el enorme retraso en la entrega de sus viviendas.

La vecindad de Usera y Villaverde no está en contra de que se levante un nuevo centro que generará empleo, pero sí que se haga sin dar solución a las molestias que sin duda causará. “No es de recibo que el argumento del empleo sirva para justificar cualquier cosa. Además, desconocemos el empleo neto que se pretende crear”, sostuvo antes de la manifestación Pérez Quintana.

Recordemos que en abril del año pasado, para sorpresa de los vecinos y vecinas, las excavadoras llegaron a la gran parcela de Ciudad de los Ángeles que antes ocupaba Renault y empezaron los movimientos de tierra, y con ellos el trasiego de camiones pesados por Eduardo Barreiros y otras vías menores. Con dos únicos carriles, uno en cada sentido, esta calle sufre atascos diarios, algo que, si no se construyen las conexiones adecuadas, empeorará sin duda cuando PALM-40 comience a funcionar. Pavasal, la empresa valenciana encargada de su construcción, lo hace a encargo de la multinacional estadounidense Invesco, propietaria del proyecto. Se estima que su primera fase de esté finalizada en el tercer trimestre de este año.

En los últimos plenos de las juntas de Usera y Villaverde, las asociaciones vecinales de estos distritos presentaron una proposición que incluye los puntos aprobados en el pleno de hoy.

Deja un comentario