P de pícaros

Pícaros
Estaban el ciego y el lazarillo cortando y comiendo queso, y en algún momento le dice el ciego al lazarillo: “estas comiendo más queso del que te toca”, y el lazarillo le pregunta: “¿Cómo puede saberlo, si no puede ver?”. “Porque yo estoy comiendo el doble también y no me dices nada”, le respondió el ciego.

Este famoso pasaje me recuerda a la manera que tenemos de actuar y de permitir la corrupción en España. Desde siempre se ha pensado que eres muy inteligente si eres capaz de aprovecharte de una situación y, sobre todo, que no te descubran. Pero ese no descubrirte más bien consiste, sobre todo, en que nadie dice nada, porque notarlo o saberlo seguro que se ha notado y lo saben todos los de alrededor del corrupto.

Que haya gente que robe del dinero de todos me parece muy mal, pero me parece horrible que la gente no se dé cuenta de la gravedad de ese comportamiento, de lo patológico que es; de lo insolidario, enfermizo, insoportable, insostenible que es. Si yo soy un trabajador autónomo, intento pagar los menos impuestos posibles porque sé que no va ir a servicios públicos para todos, seguramente va a ir a la cuenta de algún corrupto ladrón. Y si podemos colarnos en el metro nos colamos. Cada uno a su nivel, pero todo es corrupción. Es un círculo vicioso. Y dan ganas de “sálvese el que pueda”.  Para que haya dinero también hay que poner, pero como desaparece descontroladamente no queremos poner. He leído que en Dinamarca tuvieron la opción de bajar los impuestos y la gente protestó en una gran manifestación porque sabía que eso supondría una merma en los servicios públicos. Para ellos es impensable que alguien pudiera robar el dinero público, ni se lo plantean.

Cómo me gustaría que los españoles nos cuidáramos más, cuidáramos a las personas y cuidáramos nuestros servicios públicos (sanidad, escuelas, etc.), en vez de cuidar los símbolos (banderas, etc.), y no permitiéramos ni un corrupto más. La verdad es que me gustaría ver a cada corrupto con unos grilletes expuesto al público en la Puerta del Sol para escarnio público, como hacían antiguamente. No permitamos más corrupción.

Elva Franco

 

Deja un comentario