Nuestros vecinos, los árboles urbanos

Nuestros árboles vecinos proporcionan al ciudadano continuos e impagables favores, y aunque muchas veces les culpemos de ser causa de molestias y peligros, ellos son también las víctimas de una mala gestión que nosotros hacemos del arbolado, de los parques y de las calles.
Los árboles benefician en:
– disminuir temperatura y ruido aumentando la humedad ambiental
– disminuir, desviar y filtrar el viento
– reducir la erosión y la pérdida de agua de lluvia
– generar oxígeno y consumir CO2
– retener el polvo y agentes contaminantes
– aportar biodiversidad
– adecuar el asentamiento de la avifauna y otros pequeños animales
– hacer más amable la ciudad y acercar la naturaleza al medio urbano
– tener funciones educativas y culturales y de encuentro en el espacio libre urbano, dando cubierta al mismo
– favorecer la salud y motivar sensaciones psicológicas de relajación, complacencia y bienestar
– tener valor simbólico y dar significado al espacio urbano
– aumentar el valor de la propiedad
– integrar, organizar y dimensionar el espacio urbano.

También nuestros árboles, conociendo todo lo que nos reportan, deben ser respetados y cuidados por todos nosotros.

Y por esto tenemos que poner en valor aquellos elementos arbóreos o grupos de árboles destacados sobre el resto por diversos motivos, no solo técnicos, para que, desde los responsables de las áreas correspondientes y junto con los vecinos, reciban una atención especial, pudiendo ser ejemplos de gestión compartida y objeto de información, divulgación y educación.

RAÚL MARTÍNEZ

Deja un comentario