No son podas, son mutilaciones

Poda
Mientras escribo esta carta para quejarme y hablar de las “mutilaciones y asesinatos” de nuestros vecinos, los árboles urbanos y zonas verdes de Villaverde, me llega por parte de ciudadanos preocupados e implicados en nuestro distrito la sospecha fundada de desaparición y destrozo de una línea de pinos piñoneros de unos 20 años, los únicos de esta especie en el Parque Plata y Castañar, y la justificación es porque “estorban” para hacer un camino, justo en medio de otros dos caminos ya hechos y asentados. Inmediatamente investigo y me corroboran los operarios de la maquinaria asesina que “lo que estorbe, va p’alante”. Alarmado, informo a nuestra máxima representación en el Distrito, ya que él ha dado la palabra de “partirse la cara por los vecinos de Villaverde y por su patrimonio”.

Mandé copia de este mensaje a todos los agentes y entidades sociales implicadas, que me respondieron de una u otra manera, pero de nuestro máximo representante nada. Bueno, ya estoy acostumbrado y es generalizada la falta de respuesta e inacción de nuestro “representante y voz” a los numerosos desmanes que se hacen sobre el arbolado y zonas verdes del Distrito: podas abusivas o fuera de temporada, ningún tratamiento en heridas de nuestros árboles, talas indiscriminadas, no prevención ni tratamiento de plagas, plantaciones inadecuadas, falta de reposición de arbolado, dejar los restos de poda durante demasiado tiempo en la calle, no destoconar una vez “arrancado un árbol” dejando el lugar levantado, tapar alcorques como si no hubiera ocurrido nada. En definitiva, nos estamos quedando sin árboles, y la mala gestión hace que los que quedan pasen su vida sufriendo y moribundos ante la impasividad de la Junta de Distrito, que aduce que no tiene competencias. ¿Es que ni tan siquiera puede alzar la voz y denunciar estos desmanes? ¿Es que lo tiene que hacer un ciudadano “de a pie”? No me parece lógico.

En un plano, esos pinos y el resto de los árboles son meros puntos, o como mucho un círculo. Desde un despacho puedes tacharlos, borrarlos y hacer líneas sobre ellos, caminos y conducciones. Pero en realidad son seres vivos, vecinos de una u otra manera. Viven con nosotros, y además alojan entre sus ramas a otros vecinos silvestres y nos reportan multitud de beneficios. Es por ello por lo que debemos fomentar su presencia, ayudarlos, mantenerlos en buenas condiciones y no exterminarlos ni abocarlos a una larga agonía. ¿Con qué derecho les condenamos a muerte para justificar unas acciones o trabajos que se pueden hacer de otra manera: con respeto a nuestro patrimonio natural y cultural?

Esto es solo un ejemplo: he hablado de “mutilaciones” y de “asesinatos”, no de podas y talas justificadas. Si es necesario podar árboles, hay que hacerlo pensando en el objetivo de la poda y en el árbol, y por tanto no es cuestión de número de árboles podados por día, metros de acera o calle programada, para cubrir un expediente o contrato. Si hablamos de talas, hay que justificarlas debidamente antes, no después, e informar y consensuar con los vecinos esta acción. Así que mi queja es a la Junta de Distrito: ¡implíquese! ¡Defienda el patrimonio de Villaverde! Si esto se hace, seguro que desde el “área competente” no tienen más remedio que escucharnos.

Raúl Martínez

Deja un comentario