¡Navidades ligeras!

Navidades ligeras, Dic_opt

En estas fechas es fácil que se consuma más energía de la que se gasta. Aparte de la cantidad, influyen también aquellos alimentos que con cantidades menores aportan una energía igual o superior que los anteriores: ¡atención a los dulces navideños!

Cinco consejos prácticos:

  1. Controla la cantidad de comida en el plato: suelen haber más de dos platos durante la comida, además del postre, los dulces, el café… Hay que hacer hueco a todos, ¡sin sentir que comemos por dos!
  2. Si te encargas del menú, haz platos más ligeros para las cenas y dejar lo más contundente en las comidas. La comida podría ser: ensalada consistente (lechuga, tomate, atún, aceitunas, manzana, queso…), que acompañe el típico cordero asado con patatas asadas. La cena será ligera y digestiva: una crema de verduras y pescado en salsa.
  3. Las medias mañanas y las meriendas: una pulguita de jamón serrano, de queso o una fruta.
  4. ¡El postre! Hay muchísimas opciones para hacer un postre sencillo, sabroso y que no nos aporte mucha energía. Las macedonias de fruta con yogur o la repostería casera son una buena opción. Evita los postres “industriales”: están ricos, pero son pequeñas bombas en estos días tan pesados nutricionalmente hablando.
  5. ¡El ejercicio! Busca una hora u hora y media para poder dar un paseo en familia, disfrutar del sol o de la imagen de un atardecer en invierno desde el campo.

Te animo a que sigas estos sencillos consejos: notarás que este año las Navidades no pesan tanto sobre ti.

Deja un comentario