Magia laica tu último suspiro

Y a ti, ¿cómo te escribo

concubino prolífico del Arte

si de tu cuerpo yerto aún trota la Poesía

en un vals circunspecto

con alas de arcángeles cansados

de mirar constantemente desde arriba?

A ti, ¿cómo te envío

libélulas gigantes planas de transparencia

o mariposas graves que contemplen tu espíritu

irreverente y puro sin velos ni caderas?

¿Dónde busco tus trazos

que ahora anárquicos lanzan

sensuales sensaciones y se salen del lienzo

para impregnar los cuerpos

y agitar las miradas

en un mar de lujuria bendecida?

En línea con tus labios y tu boca

dunas doradas en desiertos inmensos,

esgrimen partituras como espadas.

Y en un oasis de ideas confinadas

trepar altas palmeras

y bajan a los pozos más profundos

donde el agua abunda y es más fresca.

De la espontaneidad de la palabra Amor

pasas al equilibrio de trapecio del término Verdad

y de la certidumbre de la Nada

acaricias la huidiza Libertad

casi siempre prisionera del día.

Tus huellas en la tela y el papel

en imágenes vives se proyectan

y junto con tu historia se convierten

en un orgasmo inacabable de Belleza

no exenta de nostalgia, de presencias y ausencias.

Y no tiene la muerte poder suficiente

para desdibujar de ti ni una expresión,

ni pintada, escrita o animada;

ninguna melodía sucumba aniquilada

ni la historia cercana que hay en cada canción

parece ante tu ausencia, ahogada en humo,

dispersa o vaciada. Es historia sagrada.

Esta noche primera sin tu sonrisa huidiza

pone lacre para sellar tu alma

y evitar que se pierda en la penumbra gris

o que estalle en latidos con esta Primavera

que te guía con furia, dolor y reticencia

hacia la Libertad suprema.

… Un niño esta sentado frente al mar

diminuto como un grano de arena

escuchando un canto de sirenas

mientras que muchas sombras y el silencio

la abrazan en un gesto de Amistad

¡TROVADOR!

¡DIBUJANTE!

¡AGITADOR!

¡CINEASTA!

¡PINTOR!

¡HOMBRE Y POETA!

Te vas como la espuma en las mareas

y desnudo: piel, mar y Dignidad

dejas un rastro de poemas sin liturgia

y mucho más…

Por Pilar

 

Deja un comentario