Lucía Pardo Nava, clasificada para el Campeonato de España por cuarto año consecutivo

Lucía Pardo Nava

Quedó cuarta de Madrid recientemente. En 2018 ya logró un meritorio decimocuarto puesto de entre las 200 gimnastas que comparecieron en el certamen nacional.

Lucía Pardo sigue abriéndose su propio hueco entre la flor y nata de la gimnasia rítmica nacional. Este año 2019 ha vuelto a clasificarse para el Campeonato de España después de quedar en un exitoso cuarto lugar en Madrid también. Lo que no hace mucho podía ser un hito, ahora se ha convertido ya en una inmejorable costumbre para la carrera de esta joven del Distrito. No obstante, es el cuarto año consecutivo que logra el billete para competir entre las mejores gimnastas del país.

Cada año que pasa, Lucía va ascendiendo en el escalafón además. De hecho, en el 2018 logró su mejor clasificación: una decimocuarta posición en categoría cadete (de 200 participantes). Lo que supo a gloria después de un año 2017 complicado en su formación, y después de que estuviera buena parte del concurso liderando el ránking con su ejercicio ambientado con la canción ‘El amor brujo’.

Esta temporada, a sus 14 años y todavía en categoría cadete, comparecerá en el Campeonato de España con un ejercicio muy completo y complejo técnicamente, con lo que hay fundadas esperanzas de poder mejorar incluso su marca del año pasado. Eso sí, siempre que una reciente lesión le respete lo suficiente. Desde luego, no será ni por la ilusión ni por el trabajo que llevará Lucía consigo.

Cabe recordar que su meteórica carrera en la gimnasia rítmica comenzó a los cuatro años en el CEIP El Greco del Distrito. Y desde entonces, la trayectoria de Lucía siempre ha ido en ascenso, superando todo tipo de obstáculos en un deporte de los que exige más sacrificio. Principalmente, a nivel de entrenamientos, tecnificación y horas de trabajo –lo que dificulta además la compatibilidad con el curso escolar-. Pero es igualmente sacrificado también por la ausencia de subvenciones o programas de ayudas locales, cuando requiere de una formación y un equipamiento sumamente específico y costoso. Hasta el momento, Lucía ha podido con todo ello. Y no sólo eso, sino que su camino en la gimnasia rítmica sigue en claro ascenso. El Campeonato de España espera a la vuelta de la esquina.

Por Alberto Piñero | @pineroalberto

Deja un comentario