Los buenos siempre se merecen ganar a los malos

Alberto Piñero
Hace diez años que escribí mi primer artículo para Distrito Villaverde. Desde 2009 lo he venido haciendo ininterrumpidamente en este rincón. Miro hacia atrás y es toda una vida, literalmente.

Recuerdo perfectamente mi primera visita a la antigua redacción. Acababa de empezar en el periodismo, y convencí a Ángel para que me dejara escribir de deportes. Lo mío. Entonces no lo sabía, pero lo que le estaba pidiendo era nada menos que suceder a un referente del periodismo nacional como Edu Castelao. Qué osado. Y qué ingenuo. Al principio, escribí sobre todo del C.D. Ciudad de los Ángeles, mi equipo. Pero pronto fue a más. A mucho más. Una entrevista con Sergio Bravo justo después del famoso “Alcorconazo” ante el Real Madrid. Otra con Borja Bastón, a las puertas del primer equipo del Atlético de Madrid. Sin darme cuenta, ya estaba enganchado. Cuando me acerqué a Distrito Villaverde, apenas buscaba un lugar más donde intentar aprender el oficio. Me hacía mucha ilusión también. En mi casa y en la de mis abuelos se leía cada mes el periódico, y ahora mi nombre aparecería en él. Me llenaba de orgullo. Y lo sigue haciendo. Pero como decía, pronto se convirtió en mucho más. Porque pronto descubrí lo mucho y muy bueno que se podía contar del barrio. Que debía ser contado. Más allá del fútbol y de mi equipo. ¿Había cosas malas alrededor del Distrito? Claro. Todos lo sabemos. Y nunca se olvidan de recordárnoslo. Pero también hay muchísimas cosas buenas que todos en Villaverde merecíamos conocer.

Han pasado diez años desde que escribí mi primer artículo en Distrito Villaverde. En este tiempo, el periodismo me ha llevado a medio mundo, he entrevistado a Balones de Oro, también incluso a esos jugadores que yo me pedía en la Play Station de pequeño, he cubierto cinco finales de Champions, un Mundial, una Eurocopa… Y a la vez, en este tiempo y gracias a este periódico, el periodismo también me ha permitido ver al BASE Villaverde en la máxima categoría del balonmano femenino nacional, a Lucía Pardo coronarse subcampeona de España de gimnasia, a los irreductibles campeones de AFANDICE, al Villaverde – San Andrés regresar a Tercera División con Juan Antonio Cózar celebrando medio siglo como presidente; a “vecinos” campeones de ajedrez, lucha, taekwondo, fútbol-sala, culturismo, bádminton, judo y hasta K1; a deportistas que alcanzan torneos y selecciones internacionales, mientras otros se instalan en la élite. Desde Villaverde a Rostov (y los que habré olvidado mencionar por el camino). Es sorprendente la muestra tan vasta de deportistas ilustres que existe en el Distrito. Y lo poco valorada y apoyada que seguramente esté. Ojalá en esta década, y con cerca de 200 artículos publicados, haya logrado que al menos alguien lo haya podido entender como lo entendí yo entonces. Que alguien haya disfrutado estos éxitos tanto como yo. Siempre fue mi objetivo. No importaba dónde me encontrase o lo que estuviera cubriendo, fechas ni plazos, que siempre aguardaba con ilusión ese momento del mes que dedicaba a Distrito Villaverde. Porque siempre había una historia que merecía ser conocida en el barrio.

En estos diez años desde que publicaron mi primer artículo en Distrito Villaverde hay personas que se han ido, otras que han llegado y otras que están por llegar. En mi vida, y en el Distrito. Ha cambiado todo. Y sé que es el momento de dejarlo. Precisamente, por los que se fueron y por la que viene. Pero seguiré leyendo Distrito Villaverde cada mes. Esperándolo en mi buzón, y guardándolo junto a los demás. Porque sé que todavía quedan muchos campeones a la vuelta de la esquina esperando a ser descubiertos. Y que el equipo de este periódico, y en especial Mica, lo seguirá contando con esa contagiosa pasión, dedicación e ilusión con la que lo lleva haciendo todos estos últimos años. Gracias por haberme hecho sentir tan especial desde que te conocí, Mica. Pero sobre todo, gracias por haber dado a Distrito Villaverde la vida y el alma que tienen a día de hoy. Porque los buenos siempre se merecen ganar a los malos.

Por Alberto Piñero | @pineroalberto

¡Gracias, Alberto!

Desde la redacción de Distrito Villaverde queremos dar las gracias a nuestro compañero Alberto Piñero por todos estos años de colaboración incondicional, proporcionando a nuestros lectores la posibilidad de descubrir todas las noticias del mundo de deporte villaverdense. Nos despedimos de él con mucha pena, pero alegrándonos de corazón por sus nuevos proyectos personales y profesionales, motivo de esta despedida.

Nos sobran palabras de agradecimiento y cariño, por lo que le damos las gracias una vez más, además de un fortísimo abrazo, y le deseamos toda la suerte del mundo en este nuevo comienzo de su vida. ¡Gracias compañero!

Deja un comentario