‘Las fortalezas del comercio de proximidad: calidad del producto, profesionalidad de los comerciantes y trato al cliente’

Fernando Gutiérrez, director gerente del Mercado de Villaverde Alto

Fernando Gutiérrez es el director gerente del Mercado de Villaverde Alto desde el 1 de noviembre de 2020, hace tres meses. Para conocer su perspectiva y proyectos para este elemento tan importante del tejido social del barrio, saber cuál es su situación actual y ver cómo han afectado a su actividad situaciones excepcionales como la pandemia o la reciente borrasca Filomena, que hemos sufrido en el mes que acaba de pasar, nos hemos acercado a visitarle en una mañana algo gris de finales de enero. Hombre muy agradable y con un montón de ideas y proyectos, lo que denota pasión por su trabajo, hemos mantenido con él la animada e interesante entrevista que sigue.

En estos casi tres meses que llevas en el puesto, ¿qué has encontrado?

Un mercado con muchísima vida, con mucha afluencia de gente… También me ha dado la sensación de que necesita algunas actualizaciones, tanto visuales como en los negocios. La primordial es la venta online y la digitalización, de todas las tiendas y del propio mercado… La creación de la página web en la que todos los clientes, de Villaverde o de cualquier parte de Madrid y su comunidad, puedan ver que está presente, y sobre todo que tienen a su disposición un amplio catálogo de productos, un servicio con cada vez mayor demanda.

¿Cómo definirías el momento actual en el sector del comercio?

Bueno, la clave reside en su profesionalidad… Me refiero al comercio de barrio, de proximidad, que considero que no compite con las grandes superficies, porque lo que da aquél, el trato personal, no lo dan éstas, y eso es precisamente lo que a mi juicio tiene que potenciar. Considero que el sector debe unirse, que es lo más complicado, y defender lo que mejor sabe hacer, unificándolo a cualquier tipo de venta y por cualquier medio.

Más allá, se ha demostrado que en la pandemia, cuando los centros comerciales estaban cerrando la entrega en domicilio, el comercio de proximidad se volcó en ese servicio para prestarlo a los vecinos más próximos, que son sus clientes más habituales, a través de todos los medios a su alcance: teléfono, WhatsApp, correo electrónico, y posteriormente muchos se digitalizaron y se extendió la venta en Internet, inicialmente en su barrio. Pero este tipo de venta se puede hacer a cualquier punto de Madrid o de España, lo que te permite crecer. Pienso que eso es lo que hay que hacer entender al comercio de proximidad, aunque muchos ya son más que conscientes, porque han trabajado mucho por ello. A los mercados municipales aún les queda bastante trabajo por hacer en ese sentido. Con esto no quiero decir ni mucho menos que quiera sustituir la presencia en el mercado por la venta digital: éste es un medio de venta alternativo o que complementa al presencial, que funciona perfectamente.

El comercio de proximidad venía arrastrando una crisis desde hace tiempo, pero ahora da la sensación de que la pandemia, que ha supuesto también una dificultad, paralelamente ha motivado que se recupere el hábito del vecino por comprar en este tipo de establecimientos… ¿Es así?

Eso es totalmente cierto: mediante la pandemia el comercio de proximidad, y con ello los mercados municipales, ha resurgido otra vez, ha vuelto a coger fuerza, bien sea por la calidad, por el trato que se ha estado dando durante muchos años, o por servicios como el pedido y reparto a domicilio, muy importante en dicha situación. También es cierto que los problemas de abastecimiento que pueden haberse dado en determinados momentos en los supermercados, en los mercados municipales jamás se han dado, nunca ha habido desabastecimiento de producto. Fíjate en un detalle: en el mensaje del rey de este año se repitió la palabra “mercados” dos veces, lo que me parece un síntoma de que el mercado de proximidad vuelve a resurgir; los mercados municipales estamos volviendo a estar en boca de gente. Ahora nos toca hacer que el barrio sepa de nosotros por los servicios que damos y la calidad de los mismos. En mi caso, me pongo siempre en el lugar del cliente y pienso cómo me gustaría que me sirvieran a mí, intentar dar solución a todo eso que yo puedo llegar a demandar.

En este sentido, otra idea que tengo es destinar un espacio dentro del mercado para la recogida de la compra, para aquellas personas que quieran comprar por internet y pasarse por el mercado a recoger su pedido. Recordemos que en Villaverde existe un grave problema de aparcamiento, y ésta es una opción que podemos dar para ahorrar tiempo y facilitar la compra. Por ejemplo, alguien que vuelva a casa en el metro puede ir haciendo el pedido y, antes de regresar a su hogar, pasarse por el mercado y recoger lo que acaba de pedir, ya preparado, en un único punto, sin tener que ir de tienda en tienda, ya que cuando compras en el mercado no lo haces en una sola.

Además de la pandemia, este mes ha habido otro momento puntual que ha alterado el ritmo en todo Madrid: la borrasca Filomena… ¿Qué efecto ha tenido sobre el mercado?

Pues muy complicado… Villaverde ha sido de los últimos distritos en los que se ha deshecho el hielo y han vuelto a ser practicables las calles… Y sobre todo el tema de las basuras: me han informado de que esta mañana [25 de enero] por la calle Calamina había ciertas zonas en las que todavía había basura que no han podido recoger… Pero el problema ha sido de todos: de nada servía que mis comerciantes pudieran llegar al mercado si los clientes no podían ir; no se podían hacer repartos a domicilio, puesto que no te podías mover; no podías ir a Mercamadrid, aunque Mercamadrid fue una de las primeras zonas despejadas, porque en nuestras calles no se podían mover camiones… En el Mercado de Villaverde Alto el sábado se cerró, solo hubo un puesto abierto, y el lunes los comerciantes que pudieron llegar al mercado abrieron con mucho esfuerzo personal y vendiendo lo que tenían en sus mostradores, pero claro, la afluencia tampoco fue excesiva, porque la gente, salvo los que estaban en los portales más cercanos, no podía llegar… Después, con la ola de frío que hubo, se formaron placas de hielo y era muy complicado acceder, lo que probablemente influyó en que el mercado no sufriera desabastecimiento en ningún momento: siempre hubo existencias de producto. Luego, aparte, hemos tenido reventones de tuberías, se han congelado las llaves de paso y hemos tenido algunos perjuicios estructurales, pero bueno, como puede pasar también en casa, en las comunidades de propietarios… Es que aquí en Villaverde el frío ha durado más tiempo que en otras zonas de Madrid por distintos factores. En cualquier caso, a ver si esto nos hace recapacitar y darnos cuenta de que cuando llega algo así hay que tomarlo en serio.

Recapitulando un poco, ¿cuáles dirías que son a día de hoy las fortalezas más destacadas del comercio de proximidad?

Sin duda, la calidad del producto, la profesionalidad de los propios comerciantes y el trato al cliente, porque particulariza: terminas conociendo al cliente, sabes qué es lo que quiere, cómo lo quiere y qué alternativas tienes en caso de que en ese momento no cuentes con ello, y eso el cliente lo aprecia muchísimo… De hecho el comercio de proximidad ha seguido sobreviviendo tantos años precisamente por eso.

Además de lo ya comentado, ¿qué otros proyectos y expectativas tienes para el Mercado de Villaverde Alto?

Pues mira, entiendo que para atraer a la gente primero tienes que tener tu casa limpia y en condiciones para que la gente que entre quiera volver a venir. Para ello hay proyectos que no se ven y otros que sí. En este sentido, seguramente los próximos años se tenga que reformar la cubierta y a lo mejor también tanto el suelo como la iluminación de las zonas comunes del mercado. Ello unido a que cada comerciante dé un empujón a la imagen de cada uno de sus negocios, claro, que eso ayudaría mucho… Pero esa parte ya depende de cada cual, pues el mercado de lo que se encarga es de las zonas comunes.

Y en cuanto a esto que acabo de comentar quiero hacer una aclaración, pues creo que está bien que la gente lo sepa: todas las reformas que hace el mercado las paga el mercado, otra cosa es que luego sean subvencionadas por la Dirección General de Comercio del Ayuntamiento de Madrid, de la que dependen los mercados municipales, que cuando eso está hecho y lo has justificado te puede dar el 30 o el 50% en función del tipo de obra que sea… Pero si el mercado no lo hace, a no ser que sea algo de tipo seguridad, riesgo de derrumbe o similar, el Ayuntamiento no se mete en nada.

Para terminar, ¿quieres enviar algún mensaje especial a nuestros lectores y vecinos?

Que sigan teniendo confianza en el comercio de proximidad: no en vano es el comercio más antiguo de Madrid, y por algo es.

ROBERTO BLANCO TOMÁS

Deja un comentario