Ni una caída más

La caída es un suceso imprevisto no intencionado donde una persona acaba precipitada en el suelo o en un nivel más bajo del que se encontraba.
Las lesiones por las caídas pueden ser mortales y aunque la mayoría de las caídas no producen la muerte, pueden producir alguna discapacidad, sobre todo en los mayores de 65 años.
Es por esto por lo que debemos centrar nuestro estilo de vida a la prevención de las mismas.

Las caídas pueden producirse en cualquier lugar, tanto fuera como dentro de casa, por eso es pertinente disminuir los riesgos del hogar así como realizar ejercicios de fortalecimiento muscular al menos 2 o 3 veces por semana.

  • En casa destacamos la importancia de tener una buena iluminación, así como la instalación de pasamanos en bañeras y duchas y cerca del WC.
  • Colocar tapetes antideslizantes en todas aquellas superficies que pueden ser resbaladizas, retirar cables o alfombras sueltas de pasillos y habitaciones, así como disponer de una cama baja que permita que nuestros pies toquen el suelo cuando estamos sentados.
  • Además de los cambios en el hogar es imprescindible minimizar los riesgos derivados de nuestras actividades diarias, por lo que usaremos zapatos que se ajusten bien al pie y con suela antideslizante.
  • Evitaremos cambios de posición rápidos, por ejemplo de sentado a ponernos de pie utilizaremos los dispositivos de ayuda de la marcha como bastones o andadores –
  • Utilizaremos gafas o audífonos si hay déficit visual o auditivo… sin olvidarnos de realizar actividad física diaria con ejercicios de fortalecimiento muscular y equilibrio.

No dude en consultar con su enfermera del centro de salud las dudas que tenga en cuanto al tipo de ejercicio que puede realizar para prevenir caídas, pues también le servirá para ser independiente para sus actividades el mayor tiempo posible.

Pregunte también sobre los cambios que puede realizar usted en su domicilio. Una consulta con su enfermera puede favorecer pequeños cambios individualizados que mejor se adapten a sus circunstancias personales y familiares.

Miriam Perales Navarro. Residente de enfermería familiar y comunitaria.

Deja un comentario