La prevención de enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual
Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) se están convirtiendo en un problema epidemiológico en los últimos años debido al aumento de la incidencia por falta de las medidas de protección adecuadas. Hay fuentes fiables que confirman un aumento superior al 25% de este tipo de enfermedades durante los últimos cinco años en España, y entre los datos alarma especialmente la reducción entre los jóvenes en el uso del preservativo. Entre los motivos del desuso de los medios de protección se encuentra la relación entre el alcohol y las drogas con las relaciones sexuales desprotegidas, ya que bajo el efecto de estas sustancias se pierde la noción del riesgo que conllevan este tipo de prácticas.

Por otra parte, entre estos factores se une la pérdida del miedo al VIH, ya que con el tratamiento antirretroviral actual se ha conseguido que los enfermos infectados puedan hacer una vida normal; lo cual significa un excelente hallazgo para la ciencia, pero ha hecho que en algún sentido se haya podido bajar la guardia frente a la transmisión del virus, o al menos ésa sea la percepción en los últimos años dados los estudios recientes estadísticos.

Enfermedades como el VIH, herpes, papiloma humano, gonorrea, sífilis, y clamidia sumaron más de 20.000 casos anuales nuevos durante los últimos cinco años, un aumento considerable teniendo en cuenta el acceso a los medios que tenemos hoy en día, y que son enfermedades que nos recuerdan a épocas sin antibióticos, de pobreza y desinformación. Las víctimas del siglo XXI son jóvenes que no tienen conciencia del problema que acarrean las ETS. Son habitualmente enfermedades que suelen tener un periodo inicial de desarrollo asintomático, y que posteriormente pueden ocasionar problemas de salud muy graves a largo plazo generalizados. Por ello, es conveniente consultar con el médico en caso de aparición de úlceras, ronchas, verrugas o ampollas en región genitales, ano o boca, si ha habido algún contacto de riesgo sin medidas de protección.

La falta de información es otro motivo por el que debemos preocuparnos, y estar advertidos de que la utilización del preservativo resulta fundamental para evitar no solo embarazos no deseados, sino la prevención de enfermedades transmisibles, recomendando especialmente a los jóvenes que lo lleven siempre encima y lo usen llegado el momento, puesto que es la barrera que frena la transmisión de enfermedades. Es necesaria una educación adecuada que sirva para concienciar de la importancia de este y otros medios de barrera.

Dr. Ángel Luis Laguna Carrero
Especialidad Medicina Familiar y Comunitaria
Máster Medicina de Urgencias y Emergencias
Experto Universitario en Nutrición y Dietética

Deja un comentario