La N@ve acogerá el Foro Mundial sobre las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz

Madrid hace realidad su condición de capital de paz. El próximo mes de abril, entre los días 19 a 21,  La Nave, en el distrito de Villaverde, acogerá el Foro Mundial sobre  Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz, una iniciativa  nacida de la voluntad de las alcaldesas de Madrid y París, Manuela Carmena y Anne Hidalgo, poco después de los atentados yihadistas que sufrió la capital francesa en noviembre del pasado año.

Las ciudades, que concentrarán en 2050 el 70% de la población mundial, son el escenario donde la violencia muestra sus múltiples caras: terrorismo, maras, de género, escolar, deportiva… formas distintas de un problema que, como apunta Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid,  aún no vislumbra solución. “Lo cierto es que con tantas investigaciones, tantos estudios, tanto tiempo, todavía no hemos podido parar esa enfermedad que nos lleva a matarnos unos a los otros”.

Concentración de población, manifestaciones distintas de violencia. Un binomio que convierte a los responsables municipales en actores principales en la búsqueda de soluciones, en el hallazgo de nuevos caminos para encararlas. Con ese afán nació el Foro de Madrid, un escenario que, en palabras de Carmena, quiere servir para “iniciar un proceso o sumarnos a otros que ya están en marcha y que todavía no hemos asumido”. Un proceso que, sin desdeñar ninguna fórmula, apuesta de forma clara por la educación para la convivencia y para la paz.

Crisol de entidades

Consciente de que las soluciones nunca llegarán de forma unilateral, el Foro quiere reunir no sólo a representantes de los Gobiernos locales y regionales, sino también a redes y organismos internacionales, entidades sociales, educativas, ONG… Un crisol que se muestra claramente en la composición del Comité Organizador, donde están integrados, además de los Ayuntamientos de Madrid,  París y Barcelona, la red Mayors for Peace; la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras;  ONU Hábitat; la Organización Mundial de la Salud (OMS); el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD); la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI); la Red Mundial de Ciudades y Gobiernos Locales y Regionales (CGLU); la Asociación Española de Investigación para la Paz (aiPAZ); la Red ONGD Madrid y la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM).

Hace apenas unas semanas el Comité Organizador celebró su primera reunión en el Ayuntamiento de Madrid. Tras la misma, Carmena se ha dirigido por carta a regidores de diversas ciudades de todo el mundo y a los representantes de esas otras entidades que, sin formar parte del Comité Organizador, por sus ámbitos de trabajo tienen mucho que aportar al encuentro.

Ir al corazón de las violencias

Uno de los pilares del Foro es conocer, visibilizar, compartir aquellas experiencias, muchas veces desconocidas por su incidencia territorial pequeña, pero que han demostrado su valor a la hora de abordar la violencia urbana en alguna de sus facetas. En definitiva, actuaciones que ilustran el quehacer diario de entidades y ciudadanos que, hasta ahora, han aportado soluciones válidas desde el anonimato. Junto a ellas un debate, abierto, sin restricciones, que trascienda los meros límites de la seguridad. “Abordar las violencias desde la seguridad es aceptarlas como un hecho en el que no entramos. Simplemente nos protegemos de él y tratamos de proteger a nuestros ciudadanos”. Lo dijo Carmena en la reunión del Comité Organizador para añadir lo que resume bien el objetivo final del encuentro de Madrid: “Tenemos que ir al corazón mismo de las violencias, no podemos aceptarlas como un hecho inevitable. La violencia es algo aprendido, de ahí la importancia de abordarlas desde la educación  para la paz. Hay que ser conscientes de que la violencia empieza desde el mismo momento en que una persona impide a otra el ejercicio de cualquiera de sus derechos”.

Nuevos formatos

El desarrollo del Foro  huye de  formatos tradicionales. La organización quiere alejarlo de  la frialdad de las tribunas y sustraerlo del mero dialogo entre los ponentes y un auditorio especializado. Las violencias afectan al conjunto de la sociedad y, bajo esa premisa, el encuentro de Madrid  pretende  abrir el diálogo y la participación precisamente a esa sociedad en la que se gestan los conflictos y en la que se padecen. De ahí su concepción abierta a la que  tiene mucho que aportar La  Nave, una edificación singular de 16.000 metros cuadrados de superficie,  llamada a convertirse en una referencia internacional de la innovación para la ciudad de Madrid, y que, por su diseño, permite esa combinación de fórmulas, donde la reflexión se una a la participación y donde prime lo visual, sin restar un ápice a la profundidad del debate.

La implicación ciudadana, individual o a través de sus organizaciones,  es la otra gran apuesta. Con La Nave como escenario principal, el Foro quiere irradiarse a toda la ciudad, ocupando otros espacios donde cultura, igualdad, derechos sociales, seguridad también se reflejen en la multitud de opciones que, entrelazadas, marquen ese nuevo camino que apunta la alcaldesa de Madrid.

Deja un comentario