‘La lectura y la escritura nos hacen libres’

Javier Gómez, escritor con raíces en el Distrito, acaba de publicar ‘Los niños rata (Villaverde Blues)’, su primera novela

TAMARA MORÓN

Javier Gómez es un chico más de la llamada “Generación Nocilla”. Nació y creció en Villaverde a principios de los años setenta, y vivió los cambios propios de la edad al tiempo que la transformación del barrio, lo que sin duda le marcó de algún modo. Por otra parte, su juventud fue como la de cualquier otro chaval. Se decantó por hacer unos estudios de ingeniería por aquello de encontrar trabajo fácil y rápido, aunque tenía inquietudes muy variadas. Cuando todavía no los había acabado comenzó Psicología, ya que le atraía muchísimo profundizar en el conocimiento del ser humano. Posteriormente, los derroteros de la vida le llevaron al mundo de la educación y a cambiar de aires, trasladándome a Huelva, donde reside actualmente.

¿Cómo empezaste a escribir?

Siempre tuve mucha curiosidad y ganas de hacer cosas. Una de ellas, y que me ha acompañado toda la vida, es la literatura. Uno de mis recuerdos de instituto fueron los dos premios que recibí en concursos por sendos relatos cortos: el segundo del Emilio Castelar, en Carabanchel, y un accésit del Distrito. Creo que por el primero me dieron diez mil pesetas, que para un chico de dieciséis años de la época no estaba nada mal. Por cierto, tuve excelentes maestros en el instituto de San Cristóbal, donde estudié; tanto es así que he querido hacerles un pequeño homenaje en la novela, pero con la perspectiva que da el tiempo, y mi experiencia actual, me hubiera gustado que entonces hubiera habido más iniciativas para fomentar las capacidades artísticas entre los alumnos.

¿Qué te inspira especialmente?

No tengo un género preferido, aunque es cierto que mis relatos y mis novelas tienen un marcado carácter social, más que nada por los valores que se reflejan en ellas. En cuanto a la inspiración, la encuentro de formas muy variadas, pero las noticias que leo en prensa o escucho en la radio suelen ser un motivo recurrente. Por ejemplo, Los niños rata surgieron de una entrevista en la radio al portavoz de una asociación contra los desahucios.

¿Puedes hacernos un breve resumen de Los niños rata?

Los niños rata (Villaverde Blues) es mi primera novela. Me resulta difícil resumirla, porque he descubierto que, una vez publicada, “Los niños rata” han dejado de pertenecerme y son los lectores los que extraen mensajes y significados distintos de su lectura. Podría contaros que es la historia de un aspirante a ejecutivo, que abandonó Villaverde movido por su ambición de triunfar, y que, en un momento de crisis, su vida se cruza dramáticamente con la de los cuatro pre-adolescentes criados en las calles de un suburbio marginal de Madrid, similar al que pudo ser nuestro barrio hace no demasiados años.

¿Cómo llevas las críticas y las opiniones de los lectores?

La verdad es que muy bien. Hasta ahora el libro solo ha recibido críticas positivas, supongo que será porque las negativas se callan, jajajaja… Me encanta cuando descubro en Facebook que una lectora —porque reconozcámoslo: sois las que más y mejor leéis en este país, aunque también tengo muchos lectores—, ha subido una foto del libro con su comentario. Esto supone para mí un chute de energía que me impulsa a volcarme en mi próxima novela.

¿Cómo es tu relación con Villaverde?

Todo lo cercana que la distancia me permite. No pasa un mes sin que venga a Villaverde, ya que tengo a casi toda mi familia aquí. Me gustaría que pudiera ser más estrecha y frecuente, de hecho hace años tuve que abandonar con gran pena la Asociación Fotográfica Villaverde, en cuya creación participé, pero la distancia es la que es. Aun así, sigo al tanto de las noticias del barrio gracias a internet y a publicaciones como la vuestra.

Dentro de poco estarás presentando Los niños rata en el Centro Sociocultural Santa Petronila… ¿Cuándo será el evento? 

El viernes 24 de febrero, a las 19:30. Desde la Asociación de Vecinos La Unidad me invitaron a que presentara el libro en el barrio, y yo estoy muy ilusionado y deseando que llegue el día.

¿Quieres enviar algún mensaje especial a nuestros lectores?

Animarles a todos a que lean. No tiene por qué ser mi libro, hay muchos de actualidad y muy buenos que lo merecen, pero que lo hagan. Es cierto que la lectura nos hace libres.  Y yo añadiría que también la escritura. En la presentación en Huelva de mi novela una asistente me preguntó cómo se daba el primer paso para escribir. “Teniendo la necesidad de contar cosas”, le respondí. A día de hoy, me consta que ha empezado a hacerlo.

‘Siempre tuve mucha curiosidad y ganas de hacer cosas’

Deja un comentario