Hagamos un buen final

Vaya año, ¿verdad? Ha sido un “annus horribilis”, sin embargo ya le ponemos el broche final. De hecho, muchas personas piensan que ésta es la solución a todos los males, decirle adiós e intentar cerrar con un carpetazo; sin embargo, ni eso nos ayudaría realmente a liberarnos de toda la negatividad y estrés que llevamos encima, ni a sacar un aprendizaje de ello, y por supuesto no nos va a librar de la situación que sabemos nos va a seguir acompañando un tiempo más.

Te propongo que hagamos un buen y justo final a este año 2020 y nos despidamos de su cara más amarga, la ansiedad y el miedo, para poder vivir libres en el 2021. Para ello vamos a hacerle una carta de despedida. Te muestro un ejemplo:

“Querida ansiedad:

Ésta es una carta de despedida. Sé que a lo largo de este año me has hecho mucha compañía e incluso me has hecho creer que eras mi mejor amiga para protegerme, crecer y ser mejor persona, pero me he dado cuenta de que ya no tienes nada que aportarme. Al contrario, ahora veo cómo me has mermado, me has estado chupando la sangre, robándome mucha energía, haciendo que dedicara muchísimas horas a ti y a tus rollos.

Estoy harta. Quiero volver a disfrutar de mi vida, tener ilusión.

Quiero poder levantarme por la mañana sin agobiarme por lo que pase o no ese día, disfrutar de las cosas que hago, poder pasármelo bien, concentrarme en lo que me hace bien. Pero sobre todo, quiero volver a ser yo misma. Por eso, te digo: hasta nunca, ansiedad”.

Tómate tu tiempo, redáctala a tu modo y volcando en ella toda esa rabia que llevas acumulada, y una vez terminada destrúyela para liberarte por completo.

¡A por un gran 2021!

Beatriz Troyano Díaz – Directora de la Escuela Europea de Habilidades Sociales & Remodelatuvida, Socióloga Coach Personal y Profesional.

www.remodelatuvida.es

siquieres@remodelatuvida.es

Deja un comentario