Fiesta en la Colonia Experimental

COLONIA EXPERIMENTAL
Los niños y niñas lo pasaron fenomenal en la fiesta. Tanto, que las tres horas que duró se hicieron cortas. Comisión Vecinal

El año pasado no pudo celebrarse la fiesta de la Colonia Experimental por la COVID, pero éste sí. Así pues, el 30 de septiembre tuvo lugar la conmemoración del sexto aniversario de la declaración de la Colonia Experimental como ARRU (Área de Rehabilitación, Regeneración y Renovación Urbana “Colonia Experimental de Villaverde”).

El día salió soleado, lo que facilitó una tarde memorable. Y de hecho lo fue, merced a las atracciones que se instalaron y las actividades programadas. “Nunca se ha hecho nada igual en esta pequeña isla olvidada”, comentaban desde la Comisión de Vecinos. Han salido del olvido institucional poco a poco y con un gran esfuerzo que no los ha detenido en el tiempo transcurrido desde que esta comisión empezó a trabajar hace años. Muchas reuniones, alegrías y reveses han jalonado su lucha, a la que se han ido sumando vecinos como un goteo incesante hasta el punto de que su grupo de WhatsApp general cuenta ya con 156 miembros y representación de los 28 bloques de la Colonia.

El Servicio de Acompañamiento Social de la Colonia Experimental, gestionado por la Asociación Provivienda, se ha ocupado de gestionar todo lo necesario para la fiesta, y los gastos los cubrió el presupuesto que les fue asignado al hacerse con el proyecto, que depende de la Junta Municipal de Villaverde.

Asistieron a la fiesta numerosos vecinos de la Colonia y alrededores, que llevaron a sus peques a disfrutar de los dos castillos hinchables y las actividades programadas. A los miembros de la Comisión de Vecinos se sumaron sus dos asesores, José Luis López Delgado y Miguel Ángel García Castrillo. Les acompañaron la delegada del Gobierno, Mercedes González; la concejala del Distrito, Concha Chapa; diputados Enrique Rico (PSOE), Orlando Chacón (PP); el concejal Ignacio Benito (PSOE); y el gerente de la EMV, José Antonio Acosta.

La fiesta contó con un número de magia del Mago Sanabria, vecino de la Colonia; pintacaras, que estuvo ocupado toda la tarde con los niños y algunas mayores; música, merienda y bebidas; plantas de regalo, gentileza de la Fundación Iniciativas Sur, que por la mañana tuvo un pequeño taller para aprender a plantar, impartido por miembros de la cuadrilla distrital que también limpiaron los espacios y los dejaron acondicionados. Los integrantes del Servicio de Acompañamiento Social se ocuparon de que todo saliera según lo previsto: las tres horas que duró la fiesta en los espacios interbloques de las calles Terriente y Tortajada se hicieron cortas.

REDACCIÓN

Deja un comentario