F-35. Historias increíbles

F35

El F-35 es el avión de combate más letal que existe hoy en día, después de años de trabajo y de una desmesurada inversión de más de un billón de dólares, o lo que es lo mismo, un millón de millones. Estados Unidos ha fabricado la mayor y más versátil máquina de guerra aérea jamás creada por el hombre, ya que engloba varios aviones en uno solo, debido a que actúa como un potente caza, un extraordinario bombardero y también como un grandioso avión de reconocimiento que, por su bajo perfil, su fuselaje integrado y los materiales avanzados con los que ha sido construido, puede entrar en el espacio aéreo sin ser detectado por los radares enemigos.

Puede llevar a cabo misiones aire-aire, aire-tierra y ataques electrónicos. Es capaz de localizar y rastrear a las fuerzas enemigas, bloquear sus radares e interrumpir sus ataques. Su avanzada aviónica permite acceso en tiempo real a los datos de batalla, pudiendo compartirlos en el acto con sus comandantes de mar, aire o tierra, según le interese. El F-35 atesora un procesador central que puede realizar más de 400.000 millones de operaciones por segundo. Este procesador recopila datos de modo que es capaz de identificar al radar enemigo, y su avanzado sistema electroóptico de orientación de ocho sensores le proporciona una cobertura de 360 grados al piloto, recomendándole qué objetivo atacar y si tiene que utilizar medios cinéticos o electrónicos para contrarrestar o negar la amenaza.

A todo esto hay que unir que posee un armamento absolutamente demoledor, compuesto por misiles aire-aire de corto, medio y largo alcance; un cañón rotativo de cuatro tubos General Dynamics GAU-22/A Equalizer de calibre 25 mm montado internamente con 180 proyectiles; seis pilones subalares con capacidad para 6.800 kilos y dos bodegas internas con cuatro pilones cada una y una capacidad total de 8.100 kilos para cargar una combinación de bombas y misiles de última generación. En cuanto a otras prestaciones, diremos que alcanza una velocidad de Mach 1,67 (2.065 kilómetros por hora), puede volar a una altura de 18.288 metros y tiene una autonomía de más de 2.200 kilómetros sin necesidad de repostaje.

En la actualidad existen tres modelos de F-35, y uno de ellos, concretamente el F-35B, tiene la facultad de aterrizar verticalmente, con lo cual puede posarse en cualquier sitio sin necesitar apenas espacio para ello.

Nos gustaría pensar que esta obra de ingeniería es el delirio de algún loco millonario que quiere desafiar a la humanidad, y una vez pasada la pesadilla todo volverá a su curso, pero desgraciadamente no es así: el ser humano es tan mezquino que ya hay, que se sepa, 12 países que han adquirido esta máquina de matar.

DAVID MATEO CANO

Deja un comentario