Exigen la eliminación definitiva de las depuradoras de La China y Butarque 

Las asociaciones vecinales afectadas presentan alegaciones a los proyectos de remodelación en el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

Ya es hora de que la depuradora más antigua de España, la de La China, sea clausurada y desmantelada, como también lo es de que eche el cierre otra de las más molestas y poco eficientes de Madrid, la de Butarque, que se halla a escasos 5 kilómetros de la primera. Los barrios aledaños, desde San Fermín (Usera) hasta Perales del Río (Getafe), llevan demasiado tiempo (¡más de cuatro décadas!) soportando sus molestias, que se identifican con malos olores, ruidos y plagas periódicas de insectos como el mosquito o la mosca negra.

Por eso el 26 de noviembre una representación de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), la Federación de Asociaciones Vecinales de Getafe y las asociaciones vecinales de San Fermín, La Unidad de Villaverde, Los Rosales, Independiente de Butarque, La Viña de Entrevías, La Paz y El Pozo del Tío Raimundo ha presentado una batería de alegaciones a los proyectos informativos de remodelación de las depuradoras de La China, Butarque y Sur, así como a su Estudio de Impacto Medioambiental. Lo han hecho en la sede de la entidad promotora de estos proyectos, la Dirección General del Agua del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO). En el exterior del edificio, antes de proceder al registro del documento, han desplegado una pancarta con la inscripción “Depuradoras fuera de los barrios”. Unos días antes, la Asociación Vecinal de San Fermín registró sus propias alegaciones, en la misma línea. 

El Estudio de soluciones del saneamiento y depuración en las aglomeraciones urbanas de La China, Butarque y Sur, en los términos municipales de Madrid y Getafe, que trasladó a información pública el ministerio deja claro que estas instalaciones son antiguas y tecnológicamente obsoletas, y no cumplen los parámetros exigibles de calidad de las aguas tratadas y devueltas al río Manzanares. No en vano, en todo el curso aguas abajo de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de La China se alcanzan elevados niveles de concentración del ion amonio, especialmente a partir de la EDAR de Butarque. Ante esta situación, el Ministerio plantea 13 posibles soluciones, pero sorprendentemente se decanta por la llamada alternativa 4, que supone mantener las tres depuradoras, introduciendo mejoras como el confinamiento de las líneas de aguas de La China y Butarque. 

Frente a esta opción, las asociaciones vecinales, tras realizar un análisis profundo de los documentos del MITECO, que presentan diversas inconsistencias e incluso errores de cálculo, dejan clara su preferencia por la alternativa 13, que plantea la eliminación de esas dos depuradoras, las más antiguas, molestas y poco eficientes. Su supresión debería acompañarse de otras intervenciones, entre las que destacan el confinamiento de la línea de agua de la EDAR Sur con objeto de reducir las molestias a la población de Getafe, el bombeo de agua depurada desde esta estación a La China para su reinyección en el Manzanares a fin de mantener el régimen de caudales y medidas para eliminar o minimizar el impacto que supone la concentración del tratamiento de los lodos en la Depuradora Sur. “Asimismo, consideramos el añadido de otras actuaciones como el incremento del volumen de aguas depuradas en la EDAR de Viveros, la liberación de más caudal en los embalses de Santillana y/o del Pardo y la eventual construcción de una planta subterránea aguas arriba de La China”, indican los colectivos vecinales en sus alegaciones. 

Para llegar hasta estas conclusiones, además de poner en cuestión algunas variables y criterios y su ponderación usados por el MITECO en su Estudio de Soluciones, las agrupaciones ciudadanas repasan su larga lucha contra los problemas de las depuradoras de La China y Butarque, que han generado “consecuencias sobre la salud física y psíquica de la gente” como “trastornos del sueño, insomnio, estrés, desarreglos intestinales, nauseas, pérdida del apetito, problemas respiratorios, cefaleas, picaduras… Las plagas de mosca negra producen estragos en primavera y verano”, recuerdan. 

Las dos estaciones incumplen además la distancia mínima de dos kilómetros sobre núcleos de población que han de guardar las instalaciones “peligrosas o insalubres”, tal y como establece el Decreto 2414/1961, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de actividades molestas, insalubres, nocivas y peligrosas. En la misma línea, estos colectivos entienden que la situación y actividad de La China y Butarque vulneran el artículo 8 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que hace referencia a la inviolabilidad del domicilio, entendiendo este no solo como espacio físico sino también como el derecho a disfrutarlo sin injerencias externas. También son reseñables sus consecuencias negativas sobre el derecho a la propiedad, “toda vez que suponen una depreciación en el mercado de la vivienda”. 

Por otro lado, las asociaciones vecinales echan de menos en los proyectos del MITECO medidas correctoras para paliar los ruidos y olores de las tres instalaciones, así como la manera en que se van a financiar todas las actuaciones, ya que esto podría suponer un incremento en la tarifa del agua que paga el contribuyente. Pero sobre todo, lamentan la ausencia de un enfoque integral del sistema de depuración de aguas de la Comunidad de Madrid. “En ningún lugar de la documentación sometida a información pública está incorporado el análisis integral del llamado “sistema Manzanares”, mucho menos del sistema de depuración de las ciudades de Madrid y Getafe o de la región. Sin embargo, una intervención del calibre de la aquí considerada no puede permitirse esa “laguna”, sostienen en su escrito. 

FRAVM 

Deja un comentario