Enfado e incredulidad ante el inicio de curso

Comunicado de la Plataforma Regional por la Escuela Pública difundido el pasado 20 de agosto, recordando las medidas que en su criterio deben garantizarse

A escasos días del inicio de curso nos encontramos ante una situación absolutamente inaceptable de desinformación por parte de la Administración educativa. La sensación de incertidumbre y desasosiego torna ahora en una sensación de enfado e incredulidad.

Desde la Plataforma Regional por la Escuela Pública decimos alto y claro que con la educación y la salud de la comunidad educativa no se juega. Ha habido tiempo de planificar una vuelta a las aulas segura, la Comunidad de Madrid tiene capacidad económica y van a llegar fondos del Estado para invertir en educación, pero falta voluntad de querer hacerlo, de comunicar y de abrir la participación real de todos los sectores implicados en su proceso.

Por si no ha quedado claro, volvemos a recordar las medidas que se deben garantizar para el inicio de curso, medidas que son indiscutibles:

— Una defensa de la escuela pública que se materialice en una inversión urgente en la misma. Independientemente de los fondos propios de la Comunidad de Madrid a los que nos referimos, la partida anunciada de fondos estatales dirigidos a educación por parte del Ministerio de Educación y Formación Profesional, de los que sea beneficiaria la Comunidad de Madrid, deben ser invertidos en la escuela pública de gestión directa.

— La implementación de las necesarias medidas higiénico-sanitarias y de distanciamiento social recomendadas por las autoridades sanitarias, incluyendo los suministros y EPIS para toda la comunidad educativa, así como el incremento asociado de personal de limpieza, en su caso. Es imprescindible que se concrete un protocolo adecuado ante un posible rebrote de la COVID-19, elaborado con la participación y las aportaciones de la comunidad educativa, y la puesta en marcha urgente de los servicios de prevención de riesgos laborales.

— Unas infraestructuras terminadas, suficientes y dignas, así como espacios suficientemente dotados.

— Bajada de las ratios en todas las etapas y enseñanzas, que garanticen la seguridad y salud de la comunidad educativa.

— El incremento de las plantillas de personal docente desde el mismo inicio del curso 2020/2021 para poder atender adecuadamente a todos los grupos.

— El incremento del profesorado especialista para la atención a la diversidad (Pedagogía Terapéutica, Audición y Lenguaje, Compensación Educativa, Orientación y Profesorado Técnico de Servicios a la Comunidad, etc.). Reforzar la dotación a todos los centros de personal de integración social y de técnicos educativos. Aumento y refuerzo de los departamentos y equipos de orientación, que colaboren con la detección y tratamiento de los problemas emocionales que pueden presentar los niños y niñas ante la situación que han vivido durante el confinamiento.

— La figura del profesional de enfermería en cada centro educativo.

— El refuerzo de las plantillas de Personal de Administración y Servicios.

— La corrección de la brecha digital y social que se ha evidenciado en una gran parte de la población (dotación de recursos, hardware y software, gratuidad de la enseñanza obligatoria…), así como la formación en competencias digitales de toda la comunidad educativa, a cargo de la Consejería de Educación.

— Hacer de la inclusión una realidad, priorizando la atención personalizada al alumnado, con especial hincapié en aquellos con necesidades educativas especiales y dificultades de aprendizaje.

La vuelta a las aulas se debe realizar de manera presencial, siempre que la situación sanitaria lo permita y garantizando que las medidas higiénico-sanitarias estarán disponibles para todos y todas.

Analizando la situación actual hemos determinado que la educación madrileña se sitúa en el escenario número 5, en el cual la comunidad educativa ha pasado de la incertidumbre al enfado.

PLATAFORMA REGIONAL POR LA ESCUELA PÚBLICA

Deja un comentario