En el Día del Libro, del formato en papel al electrónico y viceversa

Día del libro
El 23 de abril, por iniciativa de la UNESCO, se celebra el Día del Libro, una jornada para leer, comprar y regalar libros. En Villaverde es costumbre organizar diversos actos en torno al libro y a la lectura, protagonistas de la fiesta. También es un día para reflexionar sobre el libro: un medio de comunicación y conocimiento que ha evolucionado, como todo, con el tiempo. Al tradicional libro con hojas de papel, normalmente impreso y con portada y contraportada, se añaden desde hace unos años el libro con formato electrónico (ebook) y el lector de ebooks (ereader).

Se calcula que en 2018 el 74% de los lectores prefiere el libro impreso. En la Feria del Libro, los libreros excluyen las ediciones digitales, aunque las editoriales también incluyen en los catálogos títulos de libros electrónicos. La preferencia por el ebook ha disminuido en los últimos años, desde que en 2011 se alcanzara un máximo de ventas (unos 23 millones en todo el mundo) y a pesar del avance de la tecnología, como la pantalla con tinta electrónica de píxeles (menores unidades en color de la imagen digital), con los que se define mejor la imagen y es más aconsejable para la vista que la pantalla LCD (Liquid Crystal Display, en español “pantalla de cristal líquido”) del smartphone (teléfono inteligente). A mayor densidad (píxeles por pulgada), mejor visión.

De un 28% de lectores encuestados que en 2015 preferían leer libros en formato digital se ha pasado a un 26% en 2016. No obstante, la producción digital aumenta tímidamente.  En 2016, la Agencia del ISBN (International Standard Book Number, en español “Número Estándar Internacional de Libros”) registró un 2% más de títulos en edición electrónica que en 2015. Al mismo tiempo, se incrementa la venta de ebooks y ereaders y surgen aplicaciones (apps) para descargar, en el smartphone y en la tablet, mediante los sistemas operativos IOS y Android. Con las apps se accede a múltiples títulos, incluso gratuitamente. Ya no es extraño ver a alguna persona en un parque de Villaverde leyendo en una tablet o en un ebook.

Los libros, sean impresos o digitales, tienen ventajas e inconvenientes. Los ebooks se pueden leer con distinto formato de letra, disponen de hyperlinks (enlaces para información adicional), ocupan poco espacio, se adquieren más rápidamente y requieren el conocimiento de la técnica informática, que el lector del libro impreso no necesita. A la vista y al tacto, el libro impreso es más atractivo. Para el oído, la técnica incorpora el audiolibro. Se han comparado el libro en papel y el ebook con el menú de un restaurante y el menú liofilizado de un astronauta.

CARLOS RODRÍGUEZ EGUÍA

Deja un comentario