El Museo Lázaro Galdiano

El edificio palaciego fue construido en 1903 como la residencia de Lázaro Galdiano y su esposa. Hoy es un museo ubicado en la calle Serrano 122, que alberga la colección de arte de José Lázaro Galdiano.Este edificio fue declarado Bien de Interés Cultural en 1962.

El museo contiene importantes colecciones de valiosas obras desde el período prehistórico hasta el siglo XIX. Abrió sus puertas al público el 27 de enero de 1951, y su inauguración supuso para el público y los profesionales relacionados con la cultura un gran tesoro, tanto por la riqueza como por la variedad de las colecciones.

Lázaro nació en 1862 en Beire, Navarra, en el seno de una rica familia. Cursó el Bachillerato en Sos del Rey Católico para después seguir estudios de Derecho en Valladolid, Barcelona y Santiago de Compostela, obteniendo la licenciatura en esta última universidad. Se estableció en Barcelona en 1882, desempeñó la secretaría del Banco de España y fue cronista de arte en La Vanguardia. Se hizo amigo de la novelista y periodista Emilia Pardo Bazán, quien lo presentó a los principales intelectuales españoles de la época.

En 1903 se casó en Roma con Paula Florido y Toledo, rica dama argentina, tres veces viuda. Enviudó en 1932, año en que comienza a viajar solo y a residir durante años fuera de España, principalmente en París y Nueva York, en las que formó nuevas colecciones luego incorporadas a la que había dejado en Madrid. Murió en su residencia de Parque Florido el 1 de diciembre de 1947, dejando como único heredero de todos sus bienes al Estado español. Un año después se creó la Fundación Lázaro Galdiano. El legado estaba formado por 13.000 obras de arte y una biblioteca con 20.000 volúmenes.

El museo muestra un total de 4.820 piezas, distribuidas en todas las plantas del edificio. José Lázaro sentía una gran admiración por Francisco de Goya, y prueba de ello es el importante número de obras del genial pintor aragonés: la excelencia de obras como El Aquelarre o su pareja Las Brujas, La Era o El verano…

La planta primera, la zona noble del palacio, conserva íntegra la decoración y distribución original con los techos pintados por Eugenio Lucas Villamil. Las pinturas de El Greco, Velázquez, Zurbarán, Ribera, Pereda, Murillo, Carreño, Claudio Coello, Meléndez, Vicente López, Federico Madrazo, Antonio Esquivel, Eugenio Lucas, así como la ya citada y magnífica colección de lienzos de Francisco de Goya.

La segunda planta, antigua zona privada de la casa muy transformada en la reforma de mediados del siglo XX, ofrece una cuidada selección de obras de las escuelas europeas más importantes, como la italiana, flamenca, alemana, holandesa, francesa e inglesa.

En la tercera planta, el denominado “Gabinete del coleccionista” exhibe de forma novedosa, en vitrinas y cajones, armas, textiles, monedas, hierros, medallas, etc. Recomiendo su visita por la riqueza que hay en este museo. Cerrado todos los lunes del año.

NARCISO CASAS

Deja un comentario