El cólico biliar

Dolor abdominal y cólico biliar

Dr. Ángel Luis Laguna Carrero

El dolor abdominal es un motivo muy común de consulta con el médico en nuestra población. Entre distintos orígenes, puede estar o no causado por un cólico biliar, o por otras causas que conviene distinguir por parte de su médico. Entre los posibles síntomas que nos guían de inicio hacia esta patología están los dolores de tipo retortijón que comienzan en la región más alta del abdomen y que se trasladan hacia la región derecha, por la parte bajo la región del costado derecho. Estos síntomas acompañados por dolor persistente y vómitos pueden orientar al médico a esta enfermedad.

Los cólicos biliares consisten en episodios de dolor abdominal originados por la expulsión de piedras de la vesícula biliar, y el dolor agudo se produce cuando una piedra atraviesa el conducto cístico, que es un conducto que comunica la vesícula hacia el duodeno, la primera porción del intestino delgado donde habitualmente se vierten los jugos biliares, en condiciones normales.

Nuestra principal arma para el diagnóstico se basa en la orientación clínica, es decir, sintomática, del dolor abdominal y de la evolución, en ocasiones a lo largo del tiempo en semanas o meses de duración. Si hay persistencia de síntomas es recomendada la visita al médico, quien puede necesitar de unos análisis de sangre y radiografías para orientar inicialmente el caso clínico y descartar otras posibles causas de dolor abdominal. Finalmente, la ecografía abdominal es la prueba que puede confirmar la sospecha clínica para visualizar las piedras y encaminar el manejo terapéutico.

Cuando existen piedras en la vesícula biliar, puede o no ser sintomático. Es decir, con una cierta frecuencia se descubren piedras en vesícula en personas en las que en toda su vida han tenido problemas de este tipo permaneciendo asintomáticos, y en ellos las piedras se descubren a posteriori como un hallazgo incidental en ecografías que se practican por otros motivos, en cuyo caso no hay tratamiento ni manejo médico mientras la persona no tenga síntomas de dolor, ni vómitos ni fiebre.

En otras ocasiones, los dolores abdominales repetidos a lo largo del tiempo y las consultas repetidas con el médico, una vez llegados a la conclusión siendo causadas precisamente por la presencia de piedras en la vesícula biliar (colelitiasis), son un motivo de evaluación más adelante por parte de los cirujanos para una posible extirpación (colecistectomía). En cualquier caso, es recomendada la evaluación por parte de su médico, quien valorará la orientación clínica, así como el manejo diagnóstico terapéutico en todo caso.

Deja un comentario