El «Botti» se deja arrastrar por el juego del Leganés «B»

S.R. VILLAVERDE-BOETTICHER
S.R. VILLAVERDE-BOETTICHER
JORNADA 21 CRÓNICA: LEGANÉS B 1-1 SR VILLAVERDE BOETTICHER

Aunque empezaron dominando, se terminó pidiendo la hora. ¿Lo mejor? Un punto más fuera de casa

Más de lo mismo que en la pasada jornada en lo que al sistema de juego del Botti se refiere. Y es que los chicos de Paco Senda salieron a por todas en el anexo de Butarque, campo del Leganés ‘B’, y lograron marcar en los primeros 10 minutos pero, a partir de ahí y sobre todo en la recta final del encuentro, terminaron ‘achicando’ balones y pidiendo la hora, cayendo en las ‘garras’ o, mejor dicho, en el juego del Lega. Esta vez, el resultado no fue tan bueno como la semana anterior, pero aún así, arrancaron un puntito fuera de casa.

El duelo se inauguró con un fantástico gol del jugador número siete del conjunto visitante. Era el minuto ocho de partido cuando Chino recibió un pase medido al borde del área. El delantero controló el balón, forcejeó con Sergi y definió a la perfección dejando helada a la grada pepinera. No había dado tiempo a sentarse y el Villaverde se adelantaba en el marcador. Tras el varapalo inicial, el Leganés buscaría el gol que le metiese en el partido. Primero fue el capitán pepinero, quien probó fortuna con un disparo potente desde lejos. Después lo intentaría Gallardo quien marcó un tanto ilegal de cabeza. Se acercaban los locales…

Y cuando todo apuntaba a que el empate era cuestión de minutos, llegó la oportunidad de oro del Villaverde. Chino, desde la banda derecha, metería un centro al área chica que remataría con picardía San Segundo. Para desgracia visitante, el esférico impactó en el palo y éste repelió lo que hubiera sido el segundo tanto del Villaverde.

Antes de acabar la primera mitad tendría lugar la jugada más polémica del partido, protagonizada por el árbitro, Álvaro Padilla. Desde la banda izquierda el Leganés centró al área visitante. Moussa era el indicado para recibir el balón, pero decidió no intervenir en la jugada por un posible fuera de juego. La jugada continua, el esférico cae en los pies del capitán del Leganés y la defensa del Villaverde le derriba provocando penalti. En un primer momento el árbitro pitó la infracción y sacó amarilla a Peño. Segundos más tarde, habló con la linier y anuló la pena máxima. Por lo tanto, el penalti no se lanzó y el Villaverde se ahorró un posible tanto en contra.

Con todo esto llegábamos al minuto 46 y con él la revolución se acrecentó aún más. El Villaverde construyó un contrataque fabuloso con la velocidad de Nouma, quien le dio un pase de la muerte a Katime para dejarle en solitario frente a Barrios. Tras recibir el pase, en el uno contra uno, falla y el guardameta saca rápido. Justo en esa jugada y tras fallo de la defensa del Villaverde Moussa, aprovecha y bate a Agus por arriba con una vaselina perfecta.

El fútbol es así y de poder estar celebrando un 0-2 a favor nuestra, nos íbamos al túnel de vestuarios con un 1-1.

Ya en la segunda mitad, los pepineros salieron con más ímpetu dando el protagonismo, demasiado, desgraciadamente, a Agus, meta del Botti, quién sacó un mano a mano clarísimo. El Lega acechaba la portería de los de Villaverde. Los de Senda perdían el control de juego y la colocación y empezamos a dejarnos a ‘arrastrar’ por el juego de los locales, convirtiendo el partido en un correcalles con constantes idas y venidas que, sin duda, favorecían a los de Butarque.

Físicamente su juventud (lo mismo que nos pasó con el Rayo) les beneficiaba y las oportunidades del Leganés se sucedían. De hecho hasta en tres ocasiones salvó Agus a los de Villaverde, con paradones que la grada ya celebraba como goles. El otro protagonismo en los minutos finales lo tuvieron nuestra zaga, Durán y Parra que sacaron bajo palos otros goles claros de los locales.

En definitiva, lo que empezó siendo un partido claramente dominado por los nuestros que pudimos sentenciar, lo fuimos complicando y se terminó sufriendo y pidiendo la hora. ¿Lo mejor? Que, una semana más, seguimos puntuando, pese a todo, y más aún, fuera de casa. Ahora toca trabajar y pensar ya en la siguiente jornada. ¡Vamos, chicos!

 

Por: Celia Velasco para efvillaverde.com

Deja un comentario