Denuncian abusos policiales contra las prostitutas en el Polígono

AFEMTRAS y Hetaira piden la derogación de la ‘Ley Mordaza’ y el fin de las multas, el cese de los abusos y depuración de responsabilidades, y un lugar donde puedan trabajar sin molestar ni ser molestadas

HETAIRA / REDACCIÓN

La Ley Mordaza se está cebando con las trabajadoras del sexo que captan su clientela en el Polígono de Villaverde. Desde Hetaira, colectivo en defensa de los derechos de estas mujeres, consideran la Ley de Seguridad Ciudadana como un instrumento para expulsarlas de la calle sin contar con su opinión, sin ofrecerles una alternativa y sin preocuparse por las consecuencias negativas que les supone. “Esta ley se vendió como una herramienta de protección de las mujeres y prevención de la trata. Una fórmula muy hipócrita, cuando el efecto que provoca es totalmente opuesto”, señala Elisa Arenas, portavoz del colectivo.

Desde el mismo día de la entrada en vigor de la ley, comenzaron las multas, de 600 euros, tanto a clientes como a prostitutas, pese a que la delegada de Gobierno había declarado que no se iba a multar a estas últimas (“aunque, multen a uno o a otra, las consecuencias son las mismas”, concluye Elisa). “Las multas a trabajadoras del sexo se están levantando por dos razones: por desobediencia a la autoridad y por exhibicionismo, aunque éstas son anecdóticas: el grueso de multas es por desobediencia”, explica la portavoz. “Es la fórmula encubierta que se le ha ocurrido al Gobierno para penalizar a las mujeres por ejercer la prostitución, como si no fuera obvio que la única desobediencia es simplemente ser prostitutas. Se les multa por prostitutas, no por cometer actos delictivos. El resultado es que Delegación de Gobierno nos ha sometido a un largo proceso de mentiras y manipulación informativa para finalmente hacer lo que anunció que no haría: perseguir, acosar y multar las trabajadoras del sexo”, denuncian desde Hetaira y AFEMTRAS (Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo), aludiendo también al alarmante incremento de abusos de poder y vulneración de derechos humanos por parte de algunos agentes de Policía del Grupo XI de la UCRIF (Unidad Contra las Redes de Inmigración y Falsedades Documentales) Provincial que operan en el Polígono, entre los que se encuentran “el jefe del Grupo y su subalterna conocida como María”.

Desde que entró en vigor la Ley Mordaza, apunta la portavoz de Hetaira, “los abusos policiales se han disparado. En el Polígono son diarios los insultos homófobos, tránsfobos, machistas, xenófobos, amenazas de agresiones físicas, vejaciones…”. “Los agentes ordenan que nos situemos en ciertos lugares con la garantía de que allí no seremos multadas, y después recibimos la multa igualmente. Nos mienten diciéndonos que han visto en su base de datos que no tenemos la documentación en regla, y nos amenazan con no poder renovarla. Nos vejan cuando nos rompen nuestros resguardos de documentos de identidad tirando los restos al suelo o nos tiran los documentos a los pies para que tengamos que recogerlos del suelo tras una identificación”, explican desde AFEMTRAS. “Vete a zorrear a tu país”; “A España se viene a trabajar, no a putear”; “Con Franco esto no pasaría”; “Os voy a llevar presas”; “A limpiar escaleras”; “Te voy a pegar dos hostias”… son algunos ejemplos de las vejaciones que reciben habitualmente por parte de algunos agentes.

Desde los dos colectivos piden que cesen el acoso y la violencia institucional que se está ejerciendo contra las trabajadoras en Villaverde. Argumentan que la persecución no ayuda en la lucha contra la trata, sino que la fomenta; solo conlleva clandestinidad, y la clandestinidad lleva al abuso: “Precariza más nuestra situación y nos expone a más peligros. Tenemos que escondernos más para realizar los servicios y tenemos menos capacidad de negociación del preservativo, de los servicios, del precio, etc., porque estamos más pendientes de la Policía que de nuestra seguridad en el trabajo”. Hetaira denuncia asimismo que hace más de seis meses que Delegación de Gobierno conoce estos hechos, y que también lo han puesto en conocimiento del Ayuntamiento. A día de hoy no han recibido ninguna respuesta institucional contundente, y los mencionados agentes siguen patrullando el Polígono con total impunidad y las mismas prácticas. Las representantes del colectivo manifiestan que tal inmovilidad, desinterés y complicidad de las instituciones ante esta vulneración de derechos humanos hacia las mujeres es totalmente inadmisible en un Estado de derecho.

Tanto AFEMTRAS como Hetaira exigen la derogación de la Ley Mordaza. “Las políticas públicas deberían ir dirigidas a garantizar los derechos de las trabajadoras del sexo, no a criminalizarlas a través de legislaciones punitivas de control más típicas de regímenes totalitarios que de un Estado de derecho”, explican. “El papel de la Policía es, supuestamente, el de garantizar la seguridad de la ciudadanía, y dentro de la ciudadanía se encuentran las trabajadoras del sexo. En ningún caso la Policía debería reordenar el espacio público, ni perseguir a las trabajadoras del sexo; ni, por supuesto, maltratar a las mujeres. Por eso exigimos una respuesta contundente hacia los agentes que han cometido estos delitos”.

También tienen unas palabras para el ayuntamiento de Madrid, al que reclaman “que deje de seguir con las políticas continuistas del PP respecto a prostitución, que por ahora es lo que está haciendo, y escuche a las trabajadoras del sexo para la elaboración de políticas públicas que mejoren sus condiciones de vida, que es lo que refleja su programa electoral”, concluye Elisa, que añade: “hace ya más de un año que queremos reunirnos con Carmena, y todavía no lo hemos logrado”.

AFEMTRAS

La Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo nació en octubre de 2015. Sus reivindicaciones básicas son el cese de la criminalización, la derogación de la Ley Mordaza, la lucha contra el estigma social que tiene la prostitución y la consecución de sus derechos laborales-sociales. Otra de sus principales demandas es un espacio seguro en el que trabajar sin molestar o ser molestadas, para lo que piden la mediación del Ayuntamiento.

Sus integrantes apuestan por una convivencia pacífica con vecinos y comerciantes. Así, desde la agrupación se ha mostrado dicha voluntad alejando su actividad de las calles cercanas a las viviendas o velando por la limpieza de la zona. También se han comprometido a usar una vestimenta adecuada al espacio en el que trabajan, mostrando asimismo una total disposición a reunirse y dialogar con los vecinos y sus asociaciones. Se puede contactar con ellas a través del colectivo Hetaira (915 232 678 / hetaira@colectivohetaira.org)

 En la asamblea 15M

Representantes de AFEMTRAS, Hetaira y No Somos Delito participarán el sábado 18 de febrero en la asamblea del 15M para informar sobre esta cuestión. El evento tendrá lugar, como de costumbre, junto a la tortuga del paseo de Alberto Palacios, a las 12:00.

[gview file=»http://www.distritovillaverde.com/wp-content/uploads/2017/02/cartel-asamblea-18e.pdf»]

[gview file=»http://www.distritovillaverde.com/wp-content/uploads/2017/02/cartel-asamblea-18e.pdf» height=»850px» width=»600px»]

Deja un comentario