CURIOSIDADES DE LA ANTÁRTIDA

Antárdida
Foto: Mike Martoccia

El Polo Sur es el sitio más inhóspito del planeta. Se trata de un continente helado donde se ha llegado a registrar la temperatura más baja de la Tierra, concretamente 89 grados bajo cero. Dicha barbaridad se dio en julio de 1993. Las extremas temperaturas de la Antártida se deben no solo a su ubicación en la zona polar, sino también a la poca radiación solar que recibe, ya que cerca del 90% es reflejada por el hielo. El espesor de éste es de 2.700 metros, de modo que solo afloran formaciones montañosas por encima de esa cota. Dichas formaciones reciben el nombre de “Nunatak”. La mayor elevación que encontramos en la Antártida es de 5.620 metros, y corresponde a un pico del Macizo Vinson, en la Tierra de Elsworth. A pesar de lo paradójico que pueda resultar, también existe en la isla de Ross un volcán activo llamado “Erebus”.

En la pura y limpia atmósfera de la Antártida se producen diversos fenómenos ópticos, como los “halos”, a los cuales pertenecen los “parhelios” o falsos soles, y los “paraselene” o falsas lunas. También encontramos los “espejismos”, en los cuales las imágenes están invertidas. Por encima de los 100 km de altura en la atmósfera se producen las “auroras boreales”, un bello fenómeno luminoso de origen eléctrico y que está relacionado con la actividad solar. También puede verse el “blanqueo”, durante el cual no hay sombras; el “cielo de agua”, que indica cuando hay agua libre en el mar helado; y el “resplandor de hielo”, que es el que indica la presencia de hielo desde lejos.

Allá donde termina el mundo y empieza la vida se encuentran las Cataratas de Sangre, concretamente en los valles secos de MacMurdo, a los pies del glaciar Taylor. Estas cataratas fluyen como sangre de una herida, y sus aguas carmesí caen con fuerza al lago Bonney. Se formaron hace cinco millones de años, cuando los niveles del mar crecieron hasta inundarse y originar un lago de agua salada. Millones de años después se crearon glaciares arriba de este lago, por lo que quedó totalmente separado del resto del continente. Dicho aislamiento hace que el agua sea tres veces más salada que el agua marina, a la vez que le impide congelarse. Este agua también tiene la peculiaridad de no entrar en contacto con la atmósfera, por lo que no le llegan los rayos solares, motivo por el cual está desprovista de oxígeno. Cuando el caudal vierte en el lago Bonney, rico en hierro, se oxida y le da su peculiar color. Lástima que esta maravilla de la naturaleza solo se pueda avistar desde el aire.

También cabe recordar que en pleno verano los días tienen luz casi durante 24 horas, mientras que en invierno permanecen en una prolongada penumbra. Al sur del Círculo Polar Antártico hay al menos un día en el que no se pone completamente el sol (solsticio de verano) y al menos una noche en la que no sale completamente el sol (solsticio de invierno). En el polo sur geográfico el día dura seis meses y la noche los otros seis. Todo esto se debe a que el eje de rotación de la Tierra está inclinado con respecto al plano de la órbita del planeta alrededor del sol. Sobre el continente antártico se hallan el polo sur geográfico, el polo sur magnético, el polo sur geomagnético, el polo de frío y el polo de inaccesibilidad.

AUTOR: DAVID MATEO CANO

Deja un comentario