CAMBIO CLIMÁTICO, SÍ NOS AFECTA

cambio-climatico

Hay un refrán que se adapta muy bien a la situación actual: “no hay peor ciego que el que no quiere ver”.

El cambio climático es uno de los problemas ambientales más graves, o quizá el más grave al que nos enfrentamos en la actualidad, pero a pesar de las múltiples evidencias científicas, todavía existe una parte de la población que niega esta realidad apoyándose en falsos mitos y mentiras repetidas una y otra vez.

La ciencia del cambio climático es, probablemente, el área más estudiada de todas cuantas conforman la ciencia moderna, sin embargo la industria energética y los grupos de presión económicos/políticos llevan años intentando sembrar dudas sobre esta emergencia climática.

Las evidencias, no solo científicas, son innegables: aumento de la temperatura media; desertificación de territorios; aumento de desastres naturales como huracanes, incendios e inundaciones; alteración de ecosistemas con importante disminución de la biodiversidad; contaminación de aguas para necesidades humanas; mayor virulencia de parásitos y aumento de especies invasoras… y podríamos seguir mucho más.

Es por tanto evidente que el cambio climático no es solo un fenómeno ambiental: tiene profundas consecuencias económicas y sociales que afectan a las condiciones de vida de todas las personas que vivimos en este planeta. Por ello es importante aclarar algunas afirmaciones confusas o directamente falsas que intentan, de forma interesada, crear dudas sobre el mismo. A continuación mostramos algún ejemplo.

“El cambio climático no existe”. Más del 97% de la comunidad científica afirma que el cambio climático es una realidad. Un grupo formado por 2.000 científicos de todo el mundo (IPCC), independiente de Gobiernos o empresas, desde hace más de 25 años valora y publica investigaciones sobre él, y sus resultados reflejan sin lugar a dudas la incidencia del ser humano en el calentamiento global.

“El cambio climático es un proceso natural del planeta”. Es verdad que la Tierra está en constante cambio desde su formación y ha pasado por diferentes eras como las glaciaciones, entre otras, pero el actual aumento de la temperatura media del planeta desde la época preindustrial está sucediendo a una velocidad que no se corresponde con los ciclos naturales del planeta. Al buscar la causa de esta aceleración los científicos encontraron una relación directa entre el calentamiento global y el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, provocado por las sociedades humanas industrializadas.

“No podemos frenar el cambio climático”. El cambio climático es un problema ambiental global, pero que sea un problema tan grande no significa que no se pueda hacer nada. Es imprescindible aplicar unas políticas basadas en una economía más sostenible, que mejore el bienestar humano y la equidad social, conciliando el desarrollo económico con el respeto por el medio ambiente y el consumo responsable de los recursos naturales, que no son infinitos. Además, en nuestra vida diaria podemos cambiar nuestros hábitos y nuestra forma de consumo, evitando así la emisión de toneladas de CO2.

“Frenar el cambio climático supondría empeorar nuestra calidad de vida”. Nuestra calidad de vida se está viendo ya afectada por los efectos del cambio climático. No solo el medio ambiente corre peligro, sino también las actividades económicas de las que dependemos, como la agricultura, la ganadería, la pesca… y nuestra salud.

“El cambio climático es algo que solo afectará en el futuro”. Los cambios necesarios para frenar el cambio climático se pueden planificar con antelación, mientras que las consecuencias del mismo llegan sin avisar y violentamente, como los huracanes, la sequía, etc. Por tanto, es muy importante entrar en acción ya.

“El cambio climático supone un aumento muy pequeño de la temperatura”. En el último siglo las temperaturas han aumentado aproximadamente un grado en todo el planeta, un grado y medio en España. Estos cambios de temperatura pueden parecer pequeños, sin embargo esas mínimas diferencias para nosotros son devastadoras para la agricultura, la flora, los océanos y las especies de insectos y animales cuya supervivencia está regulada al milímetro por las condiciones climatológicas. De hecho, un importante porcentaje de la biodiversidad planetaria lo está sufriendo ya.

“El cambio climático es una invención de las multinacionales para ganar más”. El hecho de que el cambio climático exista de verdad no excluye que haya empresas y multinacionales que busquen beneficiarse de ello o incluso que intenten engañarnos con falsas campañas de imagen para vendernos la sostenibilidad de sus productos y servicios, aunque no lo sean (el llamado “greenwashing” o “lavado verde” de imagen). Por ello hay que apostar por una economía verdaderamente sostenible, por un sistema energético basado en renovables y con un aumento importante de las inversiones en sectores ligados al medio ambiente y la regeneración del planeta.

Resumiendo, el debate sobre el cambio climático, sus causas y las acciones a tomar ofrece distintas perspectivas, pero lo que sí es indispensable si queremos seguir habitando este planeta es abandonar la actual economía depredadora e insostenible, basada en el consumo sin límites de los recursos naturales y que produce cada vez más residuos que la naturaleza es incapaz de absorber y regenerar.

No existe un planeta B, y el que tenemos hay cuidarlo entre todos y todas.

F.C.B.

Deja un comentario