Avanza la desescalada pero la crisis alimentaria se mantiene

El Banco de Alimentos de Madrid sigue adaptándose a la nueva realidad.

A punto de cumplirse tres meses desde el decreto del estado de alarma y el inicio del confinamiento el 14 de marzo, avanza la desescalada en la Comunidad de Madrid pero la vuelta paulatina a la “nueva normalidad” no mejora las cifras de pobreza ni la demanda de ayuda alimentaria. Las cifras de entidades benéficas y beneficiarios atendidos a día de hoy, así lo demuestran.

LAS CIFRAS EN 2019

La Pobreza en la Comunidad de Madrid ya presentaba en ese momento cifras muy preocupantes (Fuente. 9o Informe EAPN – el estado de la pobreza – 2008-2018. Publicado en octubre 2019): 1 de cada 6 personas del total población de la Comunidad de Madrid, vivía bajo el umbral de pobreza (19% de la población total).

A 31 de diciembre de 2019, el Banco de Alimentos de Madrid cerró el año atendiendo a 130.000 personas a través de 515 Entidades Benéficas.

Desde que se reconoció la pandemia provocada por el Covid-19 las solicitudes de ayuda alimentaria han ido creciendo sin parar, obligándonos a reorganizarnos para poder seguir atendiendo las nuevas necesidades de las entidades benéficas – muy desbordadas y confundidas en esta nueva situación – y las dificultades operativas causadas por la restricción en la movilidad y el confinamiento.

ACTUACIONES LLEVADAS A CABO Y ESTADO DE SITUACIÓN ACTUAL

Situación de las Entidades Benéficas

Se ha tenido contacto directo diario con ellas y también a través de dos encuestas para detectar cambios de necesidades el 17 de marzo y el 8 de mayo. Las últimas conclusiones son:

– Ha habido una mejoría sustancial en cuanto a la organización y situación de las Entidades Benéficas si la comparamos con el inicio de la crisis.

– Ha bajado la tensión. Desde el Banco de Alimentos de Madrid estamos cubriendo la demanda de alimentos y también ayudando en el transporte de los mismos.

– Hemos complementado la demanda extra desde el inicio con entregas de menús preparados de la ONG World Central Kitchen del Chef José Andrés, en cantidad de 11.000 menús diarios que hemos empezado a desescalar ya, ante la mejora en la situación de las Entidades Benéficas y la incipiente vuelta a la actividad de los comedores sociales.

– Actualmente somos proveedor único de alimentos para el 55% de las entidades, según la encuesta de marzo lo éramos para el 75% de ellas. Se han movilizado apoyos solidarios de otras redes de ayuda vecinales que han apoyado en los momentos más críticos. Pero que sabemos que no permanecerán para siempre.

Actualmente estamos atendiendo a 537 entidades benéficas y a lo largo de junio aumentaremos a 557 entidades. Ya no tenemos lista de espera (40 lo estaban en abril. Y recordemos que antes del Covid – 19, atendíamos a 517).

El 36% son EB de Consumo: comedores sociales principalmente. Se ha cambiado la operatividad facilitando bolsas de comida con menús preparados de WCK. A 3 de junio, hemos distribuido más de 500.000 comidas a entidades benéficas principalmente de consumo gracias a la colaboración, principalmente, de la ONG del chef José Andrés.

El 64% de la EB son de Reparto: distribuyen alimentos a familias.

Situación de los Beneficiarios

En coordinación con el Área de Servicios Sociales, se han derivado más de 36.000 personas necesitadas de ayuda alimentaria a entidades benéficas colaboradoras con la Fundación Banco de Alimentos de Madrid para que fueran atendidas.

Se han mantenido conversaciones con Cáritas y con Cruz Roja con el objetivo de mejorar la coordinación, intercambiar ideas y optimizar la visibilidad de la necesidad de ayudas.

Por la información facilitada por las entidades benéficas, calculamos que actualmente estamos atendiendo cerca de 190.000 beneficiarios (Un 46% más que antes de la crisis).

Aprovisionamiento de alimentos

La demanda de alimentos ha incrementado más de un 40% y hemos pasado de distribuir 1,4 a cerca de 2 millones de kilos al mes en la actual crisis.

  • Estamos pudiendo dar respuesta a la demanda de alimentos gracias a donaciones privadas, tanto de particulares como de empresas, nacionales e internacionales.
  • Se realizó una Operación Kilo Covid 19 on line de emergencia entre particulares en la que se recogieron 1.300.000 kg de alimentos no perecederos.
  • Actualmente, hasta el 15 de junio, tenemos en marcha otra Operación Kilo Covid 19 dirigida a empresas con un objetivo de 1.000.000 kg.

Tenemos un calendario de acciones previstas hasta final del 2020 en el que tendrá lugar la campaña Gran Recogida para poder seguir dando respuesta a las necesidades de alimentación de las 190.000 personas.

Situación de la estructura operativa de nuestra institución

  • Los 4 almacenes están operativos y todo el personal de oficinas está tele- trabajando.
  • Se han contratado nuevos profesionales para reforzar la operatividad de los almacenes ante el aumento de la actividad.
  • Se saca adelante la distribución de alimentos gracias a todos los voluntarios, especialmente jóvenes, algunos de nueva incorporación.
  • En cuanto a la logística de transporte de alimentos a las entidades benéficas, seguimos contando con la ayuda oficial de diferentes cuerpos del ejército y de empresas privadas.
  • El volumen de actividad del Banco de Alimentos de Madrid es de un trabajo muy intenso pero mucho más ordenado y organizado respecto al inicio de la crisis.

    Las previsiones económicas son muy pesimistas. El paro ha aumentado en más de 3.800.000 personas y cerca de 4.000.000 están en un ERTE.

    Es previsible que las cifras de pobreza en la Comunidad de Madrid aumenten y nuestro pulso observando la necesidad real de las entidades y los beneficiarios, es que vamos a tener que afrontar este nuevo paradigma de pobreza aportando toda la ayuda necesaria.

    Muchas de las organizaciones que, con buena voluntad y eficacia, han organizado despensas y almacenes solidarios desaparecerán. A algunas de ellas les hemos suministrado alimentos para facilitarles la labor.

    Pero el Banco de Alimentos de Madrid, como Fundación que somos y tras 25 años de trabajo ininterrumpido a favor de los más necesitados, seguirá siendo el mayor conocedor de las necesidades globales y la única institución con capacidad logística y de distribución para hacer frente a la situación, de manera integrada y profesional, y hacer llegar la ayuda alimentaria que se necesite.

    La crisis del hambre hay que afrontarla con un plan, y para ello estamos preparados. No vale improvisar, distribuir 2.000.000 de kg de alimentos mensuales requieren de una estructura experta y estable.

    Ahora el hambre sí se ve. Las “colas del hambre” son reales y no han pasado desapercibidas para nadie. Sigue habiendo centenares de personas esperando recibir alimentos a diario. Toda la sociedad se ha concienciado de que la crisis es profunda y el hambre existe en nuestra Comunidad.

    Pero el hambre no espera. Seguiremos trabajando duro para hacerla visible y paliarla. Para cuidar de los más vulnerables y ayudarles a recuperar sus vidas.

Deja un comentario