Abandono de la Colonia Virgen de la Esperanza

Colonia Virgen de la Esperanza
En representación de los vecinos de la Mancomunidad “Virgen de la Esperanza”, paso a exponerle nuestras necesidades, ya expuestas a la Concejalía en varias ocasiones y por todos los medios a nuestro alcance, sin que hasta la fecha hayamos tenido respuesta alguna.

En parques y jardines, es una pena que hace unos años era la envidia de la zona y, por falta de mantenimiento en general (no se replanta, no se abona desde hace años, no se podan las plantas ornamentales, etc.), ha pasado a secarse el césped y las plantas ornamentales se han convertido en una selva que solo sirve de escondite para nada bueno, así como trapicheos.

Movilidad: en este apartado las pocas rampas que hay son al suicidio, porque el que baje por ellas se mata, no solo por la elevada inclinación, sino también por las baldosas levantadas. Todas las aceras necesitan un repaso general, ya que hay muchas levantadas, baches, etc., con el peligro que supone para las personas mayores y la dificultad para las personas con movilidad reducida, con carritos de bebés, sillas de ruedas, etc. Las escaleras que hay en toda la colonia no han tenido ni tienen barandillas.

Los dos parques infantiles que tenemos están que se hunden los pies en la arena, y cuando llueve se forma un barrizal. Además les faltan aparatos, porque cuando se han estropeado la empresa de mantenimiento se los ha llevado y no los han repuesto por otros.

Las personas mayores no tienen aparatos para hacer ejercicio, y no será por falta de sitio, porque el parque es muy grande y los pueden colocar donde quieran. Muchas personas están esperando a ver si ahora que se acercan las elecciones ponen alguno.

Limpieza: en este apartado, aunque nosotros también tenemos culpa, estamos con mucha suciedad. Aquí no ha entrado una barredora nada más que en dos ocasiones. El camión del agua siempre pasa de largo, y están todas las alcantarillas obstruidas. Solo se limpia las que pasa, por la carretera; dentro de la colonia no se limpia ninguna.

Como colofón a todo lo expuesto, tenemos una farola justo en el centro de una acera que no mide ni un metro de ancho, por lo que no puede pasar una persona, mucho menos alguien en silla de ruedas o con un cochecito de bebé o un carrito de la compra; en todos los casos hay que bajarse de la acera para poder pasar.

Como no quiero extenderme más, aunque hay más cosas, y esperando como mis vecinos que con las elecciones nos hagan caso a nuestras justas peticiones, reciban un saludo.

Ángel Gamonal Aldea
Presidente junta rectora

Deja un comentario