No hay razones para no leer

María Mascaraque Rubio
No hay razones para no leer
María Mascaraque Rubio

“El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, escribió Miguel de Cervantes en El Quijote. Nos pasamos el día leyendo: Twitter, Facebook, los continuos mensajes de WhatsApp… Leemos constantemente, sin esfuerzo. El 23 de abril es el Día del Libro y el 39,4% de los españoles no leyó ninguno en 2015, según el último informe de lectura en España publicado por la Federación del Gremio de Editores de España (FGEE).

Me gusta leer; me gustaría leer más de lo que leo: a veces paso semanas sin tocar un libro. De repente me acuerdo, y me lo echo todos los días a la mochila para ir leyéndolo en el tren. Quizá solo son diez minutos, muchas veces ni me da tiempo a pasar de capítulo. Pero, poco a poco, me voy sintiendo bien cuando veo que llego al final, aunque me dé pena terminarlo.

A mí también me asustan los libros gordos, ésos cuya edición de bolsillo supera las 800 páginas. No nos engañemos, eso no es una edición de bolsillo. Pero bueno, siempre se puede escoger otro libro. Muchas veces leo por temáticas: el “año novela gráfica”; en verano quiero leerme a un escritor español, o mejor alguna novela clásica… Así no solo me entretengo buscando la novela adecuada, sino también el tema.

Luego está el precio: los libros no son baratos, y muchas veces cuesta gastarse 25 euros. ¿Mi solución? Librerías de segunda mano. En Navidad fui a aprovisionarme de libros. No digo más: me compré 5 por 20 euros.

No olvidemos que leer nos distingue de los demás. Todo el mundo va con su móvil en el transporte público, leer nos diferencia y, por tanto, puede ser una buena forma de ligar. Ya lo dijo John Waters, director de películas de culto: “si vas a casa de alguien y no tiene libros, no tengas sexo”.

 

Compartir
Artículo anteriorArte joven en Villaverde
Artículo siguienteLa primavera

Deja un comentario