‘Netiqueta’. Las buenas formas en Internet

netiqueta internet
‘Netiqueta’. Las buenas formas en Internet
Carlos Gómez Cacho.

Experto en Tecnología e Internet.

Ya desde los inicios de Internet se pensó en la necesidad de tener unas mínimas normas de comportamiento que, sin imponer ni socavar la libertad de expresión, hicieran de la Red un lugar de convivencia y respeto; así nació la netiqueta. En realidad, todas las normas de la vida real son aplicables en Internet, más algunas propias del medio. Vamos a exponer algunas de las más genéricas y básicas.

— Los buenos modales son importantes: saludar, despedirse, agradecer…

— Es conveniente responder a los correos o mensajes. Es una cuestión de educación.

— Cuando escribimos mensajes, wasaps, correos… es importante poder dar entonaciones, según la situación. Para ello podemos utilizar signos de puntuación, exclamación, interrogación y los conocidos emoticones.

— Revisar nuestra ortografía y gramática es importante. Unas faltas, en según qué escrito, pueden tener graves consecuencias. Evitar en lo posible el uso de las mayúsculas, en Internet es como hablar en voz alta. Y no por estar en la Red se deben escribir términos incorrectos, como el conocido email, por ejemplo.

— Ante situaciones tensas o molestas, en la mensajería instantánea (Whatsapp) o en foros, debemos tener calma y no responder de manera precipitada.

— Respeta la privacidad de los demás. Con la facilidad de uso de las redes sociales, es fácil subir información que pueda implicar a terceros (fotos, vídeos…). Siempre, antes de hacerlo, hay que pensar si a nosotros nos gustaría.

— En todas las plataformas existen formas de denunciar actitudes y situaciones. Además de tener sus normas de netiqueta específicas: léelas y respétalas.

En general se trata de no hacer nada que a ti no te gustaría que te hicieran. Lo rápido que ocurre todo en Internet nos puede hacer una mala jugada, lo mejor es tomárselo con calma. Nada de esto es obligatorio, por supuesto: son recomendaciones.

www.gestoriatecnologica.es

Compartir
Artículo anterior¡Quiero ser feliz!
Artículo siguiente¿Comemos por los ojos?

Deja un comentario