Los beneficios de las carnes rojas

Beneficios de las carnes rojas

Dr. ÁNGEL LUIS LAGUNA CARRERO

Las carnes rojas son un alimento muy nutritivo, fuente natural de proteínas, muy útiles para un correcto aporte de nutrientes, así como también para el funcionamiento de todos nuestros músculos. Nos aportan una buena cantidad de energía, y facilitan el mantenimiento de la masa muscular. Por ese motivo, se recomienda su consumo moderado a cualquier edad, no se aconseja prescindir de este alimento. Se debe evitar el exceso, alternando con los pescados, frutas y verduras. Cuando se combinan las carnes con otros alimentos dentro del mismo plato, se facilita la digestión y la absorción de todos los nutrientes.

Igualmente, las carnes rojas contienen una importante cantidad de vitaminas y grasas saturadas, que en concentraciones adecuadas resultan muy saludables para el mantenimiento de una dieta equilibrada. También contienen niveles bajos en hidratos de carbono, lo que evita una elevación rápida de insulina en sangre. Lo cual significa que su consumo puede ser bien tolerado por nuestro organismo y metabolizado a lo largo del día, evitando que los azúcares se acumulen en nuestros depósitos de grasa en el abdomen.

Las carnes son un alimento excepcional: desde el punto de vista nutricional nos aportan de modo natural una cantidad significativa de nutrientes en un equilibrio justo para cuidar nuestra salud y para llenarnos al máximo de energía. Contienen un elevado porcentaje de proteínas, así como de vitaminas y hierro, los cuales contribuyen al mantenimiento de nuestro sistema muscular y de defensas. El hierro es especialmente importante para facilitar el transporte del oxígeno en la sangre, forma parte de las reservas de oxígeno en los músculos y nos aporta una saludable sensación de vitalidad. Un elemento fundamental como la vitamina B12 también está presente de modo natural en las carnes rojas; es necesaria para la formación de los glóbulos rojos de la sangre, para evitar anemias y algunos tipos de desnutrición.

Por su elevado contenido en grasas saturadas, las carnes rojas pueden ser muy saludables consumidas de forma moderada, tomadas 3-4 veces a lo largo de la semana. Resultan adecuadas para prevenir la anemia, porque aportan una interesante cantidad de hierro, ácido fólico y otras vitaminas. Nos pueden ser útiles para mantener una dieta completamente sana mientras se equilibren con otros grupos de alimentos. Sin embargo, debido a que contienen un alto valor calórico, su consumo excesivo mantenido en el tiempo, de más de una ración diaria, puede conducir al sobrepeso, la obesidad, el aumento del colesterol y las enfermedades cardiovasculares.

Deja un comentario