Deshojando margaritas: carne, pescado, carne, pescado…

Carne o pescado: deshojando la margarita

Sarai Alonso Segura

Pues… ¡carne y pescado! ¿Acaso nos plantearíamos el dilema “montaña/playa”? ¡No! Unas veces nos atrae más la montaña y otras la playa. Eso sí, ¿qué zona de montaña? ¿Qué costa de playa? Eligiendo bien, inolvidable la estancia en una y en otra.

¡Ésa es la clave! ¿Qué carne? Al corte o picada; a la plancha o frita; magra o fiambre; ¿Qué pescado? Azul o blanco; de mar abierto o de piscifactoría; congelado (verano) o fresco (resto del año).

Guarnición: ensalada, patatas fritas… ¡Pues lo que más te apetezca! Eso sí, con moderación cuando elijamos las “papas”.

Platos: primero y segundo, solo segundo… ¡Depende del esfuerzo que has hecho y harás! Cuestión de energía a “gastar”. Más bien deberíamos pensar si ligero o contundente, con nata o sin ella, de cuchara o precocinado.

Postre, ¿sí o no? ¿Y por qué no? Eso sí, fruta o derivado lácteo, natural o en almíbar, de temporada o “de capricho”.

Café ¿sí o no? Si te apetece, ¡claro que sí! Puede ser algo placentero, y acaban de confirmar sus bondades médicas.

En definitiva, ¡no debemos vivir en un continuo dilema para elegir pasándolo mal! Come si te atrae, sin abuso y sin exclusiones. No debemos estar en permanente vértigo por si lo haré bien o mal, eso sí, eligiendo con razones, sin impulso. ¡Si te propones hacerlo bien, lo harás bien!

En este mundo de dilemas, ¿se me habrá entendido? Sí, no… Seguro que sí.

Deja un comentario